Eon sufrió en 2011 las primeras pérdidas de su historia | Economía | DW | 14.03.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Eon sufrió en 2011 las primeras pérdidas de su historia

Eon, el mayor grupo energético alemán, registró en 2011 las primeras pérdidas de su historia debido al "apagón" nuclear en Alemania y las amortizaciones en Italia y España, informó en su sede de Düsseldorf.

El gigante perdió el año pasado 2.200 millones de euros frente a los 5.800 millones que había ganado en 2010. Por el contrario, La facturación aumentó en 2011 un 22 por ciento, gracias sobre todo a la solidez del negocio del gas y la energía. El grupo espera volver a zona de ganancias este año.

El presidente de la junta directiva, Johannes Teyssen, calificó 2011 como "el año más difícil" en la historia de la compañía.

El gobierno de Angela Merkel impulsó el año pasado la desconexión de todas las centrales atómicas del país en el año 2022, como reacción a la catástrofe atómica en la central japonesa de Fukushima.

Algunas plantas fueron cerradas ya a mediados de 2011, incluyendo dos de Eon. La medida costó al grupo 2.500 millones de euros.

También el grupo energético RWE presentó la semana pasada su balance con pérdidas por 2.500 millones de euros debido al "apagón" nuclear.

El resultado de Eon se vio además lastrado por amortizaciones multimillonarias por sus actividades en España e Italia.

Teyssen había anunciado ya un estricto plan de recortes para hacer frente a las pérdidas. Entre las medidas figura la eliminación de 11.000 puestos de trabajo en todo el mundo, 6.000 de ellos en Alemania.

El grupo se separará además de diversas actividades y participaciones. El objetivo es ahorrar hasta fines de 2013 en torno a 15.000 millones de euros.

En el marco de ese programa, Eon logró ya potentes ingresos desprendiéndose de su participación en el gigante del gas ruso Gazprom y vendió también la británica Stromnetz.

Al mismo tiempo, Teyssen anunció que apostará por regiones emergentes fuera de Europa, incluyendo la incursión en el mercado de la energía en Brasil. dpa