1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

¿Enviará la UE "cascos azules" a Ucrania"?

En una primera reacción, Bruselas manifiesta escepticismo ante la propuesta del presidente de Ucrania para que policías europeos vigilen la zona de conflicto controlada por separatistas prorrusos.

Luego de que la pequeña ciudad de Debáltsevo cayera en manos de separatistas prorrusos, el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, propuso el envío de una fuerza policial de la Unión Europea al este de su país. Los policías, según dijo Poroshenko tras una sesión de su Consejo de Seguridad, deberían contar con un mandato de la Organización de las Naciones Unidas para supervisar el cumplimiento de la tregua, y además, vigilar la frontera entre Rusia y los territorios controlados por los separatistas.

La idea fue recibida con escepticismo en Bruselas. La Alta Representante para la Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, declaró a través de terceros que primero que nada se trata de cumplir lo firmado la semana pasada en Minsk. En esa ocasión, Ucrania, Rusia, Alemania y Francia acordaron que sería la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) la que se encargaría de observar la situación en Ucrania, así como de elaborar los reportes correspondientes. Ucrania, Rusia, Estados Unidos y los países de la Unión Europea son miembros de ese organismo, que desde marzo de 2014 desplazó a 450 oficiales no armados para supervisar el desarrollo de los acontecimientos en Crimea y en el este de Ucrania.

Observadores de la OSCE en la zona donde cayó el vuelo MH17

Observadores de la OSCE en la zona donde cayó el vuelo MH17

Vía preferencial

“Para nosotros, la prioridad es que se cumpla el acuerdo de Minsk. Esto ya está en marcha. Equipamos a la OSCE con vehículos blindados. Además, ponemos a su disposición imágenes satelitales y todo lo demás que se necesite”, afirmó Maciej Popowski, alto funcionario de la representación diplomática de la UE, en Riga. En esa ciudad se encuentran reunidos los ministros de Defensa de países de la UE.

La OSCE recibe además fondos del bloque comunitario europeo. Gran parte de quienes conforman la misión de observadores provienen de países de la UE. Lamberto Zannier, secretario general de la OSCE, se quejó en Kiev de que el trabajo del organismo, que es neutral por mandato, está siendo obstaculizado. Ambas partes deben hacer más a fin de que la OSCE esté realmente en condiciones de hacer su trabajo, dijo Zannier. Vuelos no tripulados de la OSCE han sido atacados, y algunos observadores han sido tomados como rehenes. Según el acuerdo de Minsk, y tras la entrada en vigor de la tregua y la retirada de armamento pesado en el este de Ucrania, la OSCE debe vigilar una zona neutral de entre 50 y 100 kilómetros de ancho, ubicada entre los frentes ucraniano y separatista. La frontera con Rusia solo será vigilada una vez que Ucrania aclare el estatus constitucional de los territorios separatistas.

Cascos azules armados

Popowski no descartó totalmente un posible incremento en el papel que juega la Unión Europea en la vigilancia de los acuerdos de Minsk. Sin embargo, afirmó que conocía la propuesta de Poroshenko y que necesitaba mayor información. “Debemos saber más al respecto. Necesitamos claridad. Cada acción de la UE requiere un mandato claro que debe ser negociado con los Estados miembro”.

Capacitadores europeos en Somalia

Capacitadores europeos en Somalia

En Bruselas, fuentes diplomáticas europeas consideraron muy poco probable el envío de cascos azules de la UE para contener el conflicto y vigilar las fronteras. Una fuerza así debería estar conformada por soldados entrenados; los policías no están capacitados para llevar a cabo esas tareas. Una misión de paz a semejanza de las de la ONU podría resultar inviable sin la asistencia de la OTAN, que posee las estructuras militares y logísticas adecuadas.

Otras misiones europeas

Desde julio de 2014, policías, oficiales fronterizos, jueces y juristas de la UE han sido enviados a Ucrania. “Se trata de asesores civiles. La misión se orienta más bien al desarrollo institucional en el ministerio del Interior y los cuerpos de policía”, dice Popowski. Esta misión, conocida como EUAM, se está conformando aún, y espera asesorar al gobierno de Ucrania por un lapso de dos años. No juega ningún papel en el conflicto en el este de Ucrania.

Desde 2005, policías europeos participan en otra misión en Ucrania: la EUBAM. Cerca de 200 funcionarios europeos vigilan la zona fronteriza entre Ucrania y Moldavia. Ahí se ubica Transnistria, una estrecha franja que de acuerdo con el derecho internacional pertenece a Moldavia, pero es dominada por un régimen prorruso. La Unión Europea tiene otra misión, más pequeña, en Georgia, donde Rusia de facto mantiene una ocupación sobre los territorios de Osetia del sur y Abjasia.

Otras misiones europeas se encuentran estacionadas en Afganistán, Kosovo, los territorios palestinos, Libia, Congo, Níger, y Malí. A ellas se agrega la presencia militar en Somalia, la República Central Africana y Bosnia-Herzegovina.

El embajador ucraniano ante la UE, Konstantin Yelisyeyev, dijo al diario Die Welt que la UE ha adquirido gran experiencia, por ejemplo, en la pacificación de los Balcanes. “¿Por qué no habría de hacer lo mismo en Donbás?”, se preguntó el diplomático.

El encargado del gobierno alemán para Rusia, Gernot Erler, consideró a su vez que no es realista proponer una misión de cascos azules europeos para Ucrania “porque una iniciativa así necesita también la aprobación de Rusia”. El embajador ruso ante las Naciones Unidas, Vitali Churkin, ya ha declarado que la petición de enviar cascos azules europeos a Ucrania pretende poner en tela de juicio el acuerdo de Minsk.

DW recomienda