1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Enviado chino llega a Seúl para coordinar respuesta a Corea del Norte

Las sanciones impuestas por Estados Unidos, Corea del Sur y Japón buscan ahogar económicamente a Pyongyang para que renuncie a sus programas nuclear y de misiles.

Kim Jong Un

Kim Jong Un asiste al lanzamiento de un misil de largo alcance.

El enviado especial de Pekín para la desnuclearización de la península coreana, Wu Dawei, llegó hoy (28.02.2016) a Seúl para tratar de coordinar la respuesta entre ambos países a las últimas pruebas nucleares y de misiles de Corea del Norte. Wu tiene previsto reunirse hoy con su homólogo surcoreano, Hwang Joon-kook, mientras que mañana mantendrá un encuentro con el ministro de Exteriores de este país, Yun Byung-se, según informó la agencia local Yonhap.

El diálogo entre los responsables de ambos países para la desnuclearización de Corea tiene lugar después de conocerse que la ONU prevé adoptar de forma inminente nuevas sanciones contra Pyongyang, con objeto de cortar sus principales fuentes de ingresos y de obstaculizar sus actividades militares.

La próxima resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que se sumará a las sanciones unilaterales impuestas los pasados días por Estados Unidos, Corea del Sur y Japón, busca ahogar económicamente a Pyongyang para que renuncie a sus programas nuclear y de misiles. El régimen de Kim Jong-un realizó su cuarta prueba nuclear el 6 de enero, y el 7 de febrero llevó a cabo el lanzamiento de un cohete espacial en una acción considerada un ensayo encubierto de misiles

Los contactos entre Pekín y Seúl están destinados a buscar vías para presionar a Pyongyang para que respete las resoluciones de Naciones Unidas, según dijeron fuentes del Ejecutivo surcoreano a Yonhap. Seúl es favorable a aplicar sanciones más duras contra el país vecino, mientras que Pekín es más partidaria de dialogar con el régimen norcoreano, señalaron las mismas fuentes.

El pasado día 26, un portavoz del Gobierno chino afirmó que las nuevas sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU a Corea del Norte “no deberían afectar a la vida de los norcoreanos” y tendrían que centrarse en contener el programa nuclear y de misiles de Pyongyang.

Asimismo, los representantes de Corea del Sur y China tienen previsto discutir la iniciativa de Washington de instalar el polémico escudo antimisiles estadounidense THAAD en territorio surcoreano, una medida firmemente rechazada por Pekín y que ha provocado un nuevo encontronazo entre las dos naciones asiáticas.

JC (EFE, Reuters)




DW recomienda