1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Energía: Gran Bretaña y Francia sellan alianza atómica

Gran Bretaña y Francia firmarán un acuerdo para desarrollar una nueva generación de plantas nucleares y exportar la tecnología a todo el mundo.

default

Planta reprocesadora de material nuclear Sellafield, en el noroeste de Inglaterra: nueva apuesta por la energía atómica.

Así lo informó el diario británico “The Guardian”, de Londres. La alianza será anunciada probablemente el próximo jueves, durante una reunión del primer ministro británico, Gordon Brown, con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, en la capital británica. El pacto nuclear es una de varias iniciativas franco-inglesas que se esperan sean anunciadas durante la cumbre.

El pacto aumenta la presión sobre el gobierno alemán. En Gran Bretaña, la alianza atómica entre franceses y británicos es vista como un debilitamiento de Alemania. Según el informe, franceses y británicos trabajarán juntos en las nuevas plantas nucleares.

Atomkraftwerk in Frankreich

Operario en la planta nuclear francesa de Chalon sur Saone. El 80 % de la electricidad es generada en Francia en plantas nucleares.

Gran Bretaña espera beneficiarse de la experiencia francesa en la construcción de centrales nucleares. Casi el 80 % de la electricidad es generada en Francia en plantas atómicas. Las actuales centrales nucleares británicas son anticuadas, deberán ser desmanteladas en los próximos años y cubren sólo el 20 % de la demanda de energía eléctrica en el país.

Una nueva generación de expertos nucleares

Brown espera desarrollar una nueva generación de expertos atómicos británicos con ayuda de los experimentados franceses. Ambos países planean además exportar a todo el mundo el nuevo tipo de centrales nucleares en los próximos 15 años. La alianza es vista asimismo como una forma de garantizar un abastecimiento seguro de energía sin tener que confiar en las importaciones de Rusia, en tanto las reservas británicas de petróleo y gas del Mar del Norte están agotándose.

El gobierno británico aprobó en enero la construcción de una nueva generación de plantas nucleares. Pero el plan es controvertido, debido a los grandes costos y los problemas aún no resueltos de dónde depositar los residuos atómicos que generan las centrales.

La cumbre franco-británica comienza el miércoles. Sarkozy y su esposa Carla serán recibidos el jueves por la reina Isabel II. En Gran Bretaña, la cumbre es vista como una señal de Francia de reforzar los lazos con Londres, aún a costas de Alemania

Alemania abandona la energía atómica

Bildgalerie Atomkraft in Deutschland Atomkraftwerk Brunsbüttel

Planta nuclear de Brunsbüttel, en Alemania. Todas las plantas atómicas dejarán de operar hasta el 2020/2021.

La alianza atómica franco-británica podría poner bajo presión a Alemania. Mientras cada vez más países en el mundo se adhieren al renacimiento de la energía atómica, Alemania ha resuelto renunciar a ella, tal como fue aprobado durante el anterior gobierno socialdemócrata-verde y ratificado por la actual coalición democristiana-socialdemócrata.

Expertos advierten de eventuales déficits en el abastecimiento energético en Alemania. Los planes actuales prevén la desactivación de todas las centrales nucleares hasta el 2020/2021. Simultáneamente deberán dejar de operar también centrales carboeléctricas anticuadas y por lo tanto muy contaminantes.

Las energías renovables, por la que apuesta Alemania, realizan avances y el país es uno de los líderes mundiales en el sector. Pero según expertos, el eventual déficit de abastecimiento no podrá ser cubierto por éstas.

Energía atómica vs. energías renovables

Si bien ello puede ser un problema, el mayor desafío para Alemania es que con el abandono de la energía nuclear también se pierden los conocimientos y la técnica, ya que no se investiga más en el país ni se forman especialistas. No obstante, que a la energía nuclear pertenezca el futuro es incierto.

Tres son los factores que lo ponen en duda: las reservas de uranio no son infinitas, no se sabe aún qué hacer con los residuos nucleares contaminantes y el riesgo de un accidente nuclear permanece.

La apuesta alemana por las energías renovables, por el contrario, si bien es un camino dificultoso y que exige un largo aliento, puede resultar al final más redituable, tanto económica como ecológicamente. A mediano plazo se verá cuál de las dos filosofías conquistará la delantera.