1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

En vigor, los ''cielos abiertos'' entre EE.UU. y la Unión Europea

Este domingo entró en vigor el acuerdo de „cielos abiertos” entre Estados Unidos y la Unión Europea. Las ventajas de tardarán en llegar a los viajeros, debido a la crisis financiera mundial.

default

Cielos abiertos entre Europa y Estados Unidos.

El tratado de “cielos abiertos” entre Estados Unidos y la Unión Europea, que entró en vigor este domingo (30.03.2008), terminará con muchas restricciones que pesaban sobre compañías aéreas a ambos lados del Atlántico, y que les impedían volar de manera más flexible entre uno y otro continente.

A través de esta iniciativa, se permitirá a las empresas despegar o arribar a más destinos tanto en tierras europeas como en estadounidenses.

Flugzeug mit Kondensstreifen

La industria podría experimentar una acelerada expansión.

El concepto mismo del acuerdo se fundamenta en la premisa de que será el mercado el que dicte las rutas principales entre Estados Unidos y Europa. Esto promete mejores tarifas y opciones a quienes viajan por la vía aérea.

Pero analistas consideran que las turbulencias en la economía estadounidense y la propia industria de la aviación podrían obstaculizar estos beneficios, por lo menos de manera inmediata.

Por una parte, las aerolíneas padecen los efectos del costo sin precedente en los combustibles, así como de la incertidumbre financiera internacional.

“La entrada en vigor del tratado tendría mucho mayor significado si la industria no se encontrara entre la espada y la pared, como lo hace ahora”, consideró el consultor especializado Terry Trippler al ser cuestionado al respecto por agencias informativas.

“Por el momento, la industria está mucho más ocupada tratando de reducir costos que en expandirse”, añadió el especialista. “El acuerdo será fabuloso en cuanto las propias líneas aéreas puedan sacudirse estos efectos pero, por ahora, la celebración es limitada”.

Distintas opiniones

En cambio, George Hamlin, director de otra firma consultora, dijo a las mismas agencias que ya han sido abiertas nuevas rutas; Air France, por ejemplo, vuela ahora de Londres a Los Angeles, mientras que algunas compañías estadounidenses llegan ya al puerto aéreo de Heathrow, en Londres.

Hamlin piensa que los problemas vendrán de las propias consecuencias del tratado: “A largo plazo habrá una expansión exagerada, que será seguida de un periodo de contracción en la industria”, señaló. Quienes podrían beneficiarse, y mucho, son las constructoras de aeronaves.

El especialista consideró que las empresas deberán planear tanto para la expansión como para la contracción; en consecuencia, podrían hacer pedidos de nuevos aviones y solicitar derechos de aterrizaje incluso si a corto plazo las condiciones no parecen ser las mejores.

ILA Berlin 2002 Airbus A 318 Flugzeug

Fabricantes como Airbus podrían verse beneficiados.

¿Cielo sin límites?

“No hemos comenzado ni siquiera a ver el primer brillo de las posibilidades que ofrece este mercado liberado”, añadió al New York Times Jerry Chandler, reseñista de un sitio de Internet dedicado al estudio del mercado aéreo.

“Podría presentarse un auge en rutas que hasta la fecha no han sido contempladas, especialmente desde ciudades estadounidenses hacia algunos destinos específicos de Europa”.

Stuart Klaskin, de la consultora KKC, coincide. Según él, la apertura gradual del mercado de la aviación conllevará una mayor competencia, y beneficiará a ciudades pequeñas en ambos lados del Atlántico.

“Creo que en los próximos 18 meses veremos la posibilidad de viajar a Europa con descuentos muy importantes”, aseguró, y predijo que habrá más opciones de bajo costo, junto con la presencia de más líneas aéreas en la ruta transatlántica.

Opciones abiertas

Antiguamente, Estados Unidos sostenía acuerdos con cada país europea en materia de tráfico aéreo. Los vuelos debían partir del país origen de la línea aérea; por ejemplo, British Airways sólo podía llegar a Estados Unidos en vuelos que salieran de la Gran Bretaña. Asimismo, sólo American Airlines y United Airlines podían aterrizar en Heathrow.

Ein Lufthansa Flugzeug startet vom Frankfurter Flughafen

La aleman Lufthansa tiene su centro en Frankfurt.

Ahora, siguiendo con los ejemplos, Northwest, Delta o Continental, líneas estadounidenses, podrán llegar a ese mismo aeropuerto de Londres o a otros dentro de Europa, por primera vez.

Esto también traerá consigo una mayor competencia entre las líneas europeas. La alemana Lufthansa podría concentrar parte de su mercado en Francia, o Air France podría hacer lo propio en Frankfurt.

Pese a la entrada en vigor, en septiembre próximo se llevará a cabo una nueva ronda de negociaciones sobre el acuerdo. Se tratará de abrir el cerrojo de un tema discutido desde hace muchos años: la prohibición para que capital extranjero ocupe más de 25 por ciento de la participación de una línea estadounidense.

DW recomienda