1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

En vigor la Zona Única de Pagos en Euros

La Zona Única de Pagos en Euros (SEPA) entra en vigor. Este instrumento facilita por ejemplo las transacciones bancarias en euros desde y hacia cualquier cuenta en Europa.

default

Desde Islandia hasta Malta: un mismo tipo de formulario

El 28 de enero entró en vigor la Zona Única de Pagos en Euros, SEPA (Single Euro Payment Area). 490 millones de europeos se beneficiarán de este instrumento, que facilita los movimientos bancarios transnacionales.

En el ámbito de la SEPA se podrá hacer y recibir pagos en euros con las mismas condiciones básicas, derechos y obligaciones. Y esto independientemente de que el país pertenezca o no a la eurozona. Islandia, Liechstenstein, Noruega y Suiza forman integran también esta zona única.

Estándares diferentes, todavía

Actualmente, los ciudadanos, las empresas y las entidades públicas, al año, ejecutan unas 60 mil millones de transacciones bancarias. Un cuarto de ellas provienen de Alemania, por ser el país más poblado de la UE y el de más fuerte economía.

Hasta la fecha, en cada país europeo rigen estándares y modalidades diferentes. En Francia, por ejemplo se paga todavía mucho con cheques, algo que en Alemania casi ha desaparecido. Por el contrario, el uso de las tarjetas de débito y el adeudo domiciliario es en Alemania dos veces mayor que el promedio europeo; en Portugal y Grecia, por ejemplo, esta forma es casi inexistente. En Gran Bretaña se prefiere los pagos con tarjeta de crédito.

Las ventajas de la zona única

“SEPA traerá ventajas a la economía y al usuario. Este espacio único de pagos representa un paso adelante para el mercado interno de la Unión Europea”, asevera Hans-Joachim Massenberg, subgerente de la Asociación Alemana de Bancos. Con SEPA todo va a ser más fácil, aseguran los entendidos, pues se podrá realizar transacciones en euros desde cualquier cuenta a cualquier cuenta en el ámbito de la zona única; para ello se requiere el número de cuenta internacional (IBAN) y el código internacional de su banco (BIC).

A las empresas multinacionales, SEPA les ofrece grandes ventajas: en un futuro cercano no precisarán de cuentas en cada país, sino que podrán realizar todos sus movimientos financieros en toda Europa desde una sola cuenta.

La implementación de este sistema se llevará a cabo de manera progresiva. A partir de este lunes, los bancos ofrecen ya instrumentos de pago SEPA para las transferencias bancarias. Por lo que se refiere a los adeudos domiciliarios -por ejemplo para pagar facturas regulares en otro país o suscripciones a un periódico extranjero- la entrada en vigor se retrasa por razones técnicas y legales; el plazo es el 1 de noviembre de 2009. Los pagos con tarjeta de crédito también se irán unificando paulatinamente, aunque en este momento ya hay tarjetas de crédito que trabajan con el nuevo sistema. Cada banco está obligado a ofrecer a sus clientes por lo menos una tarjeta de este tipo.

Tiene su precio

Lo que suena a una gran promesa, todavía no es un caso cerrado. Cambiar al sistema SEPA, a los bancos y a los institutos financieros les cuesta dinero, y son ellos los que deciden sus tarifas y el monto de sus comisiones. “La competencia obligará los institutos europeos a crear ofertas atractivas”, vaticina Hans Georg Fabritius, uno de los directivos del Bundesbank, el Banco Central alemán.

Por su parte, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo aseguran que la zona única de pagos en euros supondrá una contribución importante a la estrategia de Lisboa de crecimiento y empleo. Hacen también un llamamiento a los bancos para que intensifiquen sus esfuerzos para permitir a sus clientes pasar rápidamente a los nuevos instrumentos de pagos SEPA y para reducir todo lo posible los gastos que implicaría el uso de ambos sistemas.

DW recomienda