1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

En Pekín, Dilma defiende una nueva fase en las relaciones comerciales con China

Brasil desea aumentar las exportaciones de productos manufacturados a China: la presidenta Roussef acordó inversiones por millones de dólares, la venta de 35 aviones comerciales y la producción de iPads en Brasil.

default

Durante su visita a China, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, defendió “una nueva fase” en las relaciones comerciales entre los dos países, e instó a la segunda mayor economía del mundo a comprar más productos de Brasil, no sólo acero y soja.

Dilma y el presidente chino, Hu Jintao, firmaron en Pekín ayer, 12.04.2011, una declaración conjunta en la cual se comprometen a continuar promoviendo el desarrollo de las relaciones bilaterales y a extender la cooperación en áreas nuevas, como energía, aviación e infraestructura. Brasil quiere aumentar el volumen de productos industrializados exportados a China.

Según el Ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Fernando Pimentel, dos días de visita han supuesto para Brasil inversiones chinas por un valor de mil millones de dólares. Entre os negocios pactados está la compra de 35 aviones comerciales E190 de la compañía brasileña Embraer para dos compañías aéreas chinas: China Southern Airlines y Hebei Airlines. El valor estimado del negocio es de 1.400 millones de dólares.

Dilma Rousseff in China NO FLASH

De acuerdo con la declaración bilateral firmada este martes, China está dispuesta a “incentivar a sus empresas a ampliar las importaciones de productos brasileños de mayor valor añadido".

Exportaciones de nuevas tecnologías

Dilma también anunció un proyecto de inversiones en Brasil de 12 mil millones de dólares de la empresa taiwanesas Foxcomm, que produce iPhones, de Apple, y otros diversos productos electrónicos. “Hemos propuesto una asociación. Ellos vinieron a nosotros y nos dijeron que querían invertir en Brasil”, relató la presidenta, añadiendo que la empresa desea producir pantallas de ordenador en Brasil.

Según el Ministro de Ciencia y Tecnología Aloizio Mercadante, Foxcomm y Apple podrán comenzar a producir tabletas iPad en Brasil en noviembre.

“Las exportaciones brasileñas han estado excesivamente concentradas en productos de soja, mineral de hierro, petróleo y celulosa. Y eso es bueno, pero no suficiente”, dijo la presidenta en su segundo día de visita oficial. “Esperamos inaugurar un nuevo tipo de inversiones en el área industrial”, resaltó.

Fabricantes brasileños critican que la baja cotización de la moneda china, el yen, perjudica la competencia y coloca los productos made in China en ventaja sobre los fabricados en Brasil. Sin embargo, según Pimentel, el tema no fue abordado durante el encuentro con Jintao.

Competencia del tren bala

De acuerdo con la declaración bilateral firmada este martes, China está dispuesta a “incentivar a sus empresas a ampliar las importaciones de productos brasileños de mayor valor añadido (y no solo materias primas)”. Según el documento de diez páginas y de 29 puntos, Brasil procurará tratar de forma rápida la cuestión del reconocimiento de China como economía de mercado.

Dilma Rousseff und Hu Jintao

En la declaración bilateral, China afirma sólo “comprender y apoyar” la aspiración brasileña de desempeñar un papel más prominente en las Naciones Unidas.

China también se compromete a enviar a Brasil durante el primer semestre de este año una misión empresarial para promover la diversificación del comercio bilateral y la inversión recíproca.

Dilma animó a las empresas chinas a participar en la competencia por la construcción de un tren de alta velocidad entre Río de Janerio y Campinas. La línea, de aproximadamente 500 kilómetros, tiene un presupuesto inicial de 33 mil millones de dólares.

China: mayor socio comercial

Durante los últimos años, China se ha convertido en el mayor socio comercial de Brasil, superando a los Estados Unidos, y pasó así a ser el mayor inversor en el país sudamericano. En diez años, las importaciones brasileñas de productos provenientes de China pasaron de 1.200 millones de dólares a 25.600 millones. Las exportaciones brasileñas a China alcanzaron los 30.700 millones de dólares en 2010, un crecimiento del 60% en relación con el año anterior. Productos del sector de la minería de hierro o la soja suponen un 68% de ese total.

Los chinos prefieren no comprometerse en relación con un apoyo explícito a la intención de Brasil de obtener un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU. En la declaración bilateral, China afirma solo “comprender y apoyar” la aspiración brasileña de desempeñar un papel más prominente en las Naciones Unidas.

La presidenta Dilma se encuentra en el país en una visita oficial de seis días. Este miércoles se reunirá con el primer ministro chino, Wen Jiabao. Asimismo, participará en el encuentro del BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) mañana, en la isla china de Hainan.

Autor: MS/dpa/lusa/afp/rtr/lab

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda