En medio de gran espectación comienza el Mundial de esquí alpino | Alemania | DW | 07.02.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

En medio de gran espectación comienza el Mundial de esquí alpino

El mundial de esquí alpino que arranca en la estación de invierno de Garmisch Partenkirchen contará con la presencia de 69 países y será el ensayo alemán de los Juegos Olímpicos 2018.

default

La alemana Maria Riesch, ganó el slalom en Vancouver el año pasado.

Es la segunda ocasión que tiene lugar en Alemania un mundial de esquí alpino y como en 1978, la estación de invierno alemana de Garmisch-Partenkirchen es la anfitriona. Los organizadores prometen una fiesta de nieve a la bávara, que tendrá como escenario las faldas de la montaña germana más alta, Zugspitze, perteneciente a los Alpes Calizos del Norte, cuya punta se levanta hasta los 2962 metros de altura. Un total de 125.000 visitantes acudirán al torneo en el que participarán un total de 525 atletas en distintas categorías, así como 1770 periodistas de todo el mundo.

Los atletas que acuden en esta ocasión representan a una nueva generación, pero al igual que hace 33 años los organizadores esperan reeditar el ambiente de júbilo de entonces. “La emoción de la afición fue impresionante y además tuvimos la suerte de contar con buen tiempo durante todo el campeonato”, recuerda el legendario campeón Christian Neureuther. Entonces el equipo alemán cosechó una medalla de oro y cuatro de plata. Irene Epple Waigel, que participó en el Mundial de 1978 considera que el evento en suelo alemán es una oportunidad única para cosechar medallas debido al apoyo de la afición.

Flash-Galerie Skigebiete in Deutschland

Garmisch Partenkirchen es la región alpina más popular de Alemania.

Apoyar a los atletas

La canciller alemana Angela Merkel asistió este lunes a la ceremonia inaugural así como unos 11.000 aficionados a los que se regalaron las entradas. En esta ocasión se quiere destacar más el acontecimiento pues es considerado como una tarjeta de presentación para la candidatura de Múnich para los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018.

La rivalidad entre la estadounidense Lindsey Vonn y la alemana María Riesch es esperado como un duelo entre amigas, pues Vonn ha celebrado varias navidades en la localidad bávara propiedad de Riesch. Vonn decidirá mañana mismo si participa en el supergigante, donde defiende el título, que abre el Mundial, después de haber sufrido una conmoción cerebral en una caída la semana pasada.

La estadounidense criticó que la pista era peligrosa. “Creo que es demasiado peligrosa, hay demasiado hielo y eso no es seguro”. La opinión de Vonn fue compartida por el equipo austriaco. La atleta estadounidense aseguró que está realmente lesionada y tuvo problemas en la tibia en los últimos Juegos Olímpicos de Vancouver, hace un año, poco antes de ganar la medalla de oro en descenso, su especialidad. “Tengo que tomar una decisión inteligente, Debo estar absolutamente segura de que puedo esquiar de forma segura”, dijo.

+++ Nur zur einmaligen Verwendung!+++ Zugspitze Skier Flash-Galerie

Los atletas alcanzan una velocidad de hasta 100 kilómetros por hora.

El esquí, un deporte popular

Otros altetas alemanes como Viktoria Rebensburg, Kathrin Hölzl y Félix Neureuther harán vibrar al público local. La alemana Riesch recuerda que no tenía ni tres años cuando realizó su primer descenso en la pista Kandahar, donde se celebran las pruebas de velocidad. “Bajé bastante rápido y sin caerme”, recuerda. La atleta de 26 años es la favorita del público por delante de Vonn de la misma edad. “Espero que las dos podamos ganar una medalla de oro. Somos buenas amigas”, dijo Vonn.

Entre los atletas varones no ha habido tantas bendiciones para el esquí como entre las mujeres. La última vez que un atleta alemán ganó un campeonato fue hace 22 años. Las esperanzas están depositadas en la sangre joven como Felix Neureuther de 26 años. La secretaria general de la Federación Internacional de esquí (FIS), Sarah Lewis, considera al noruego Aksel Lund Svindal como un “Roger Federer”, por su comportamiento dentro y fuera de las pistas, aludiendo al comportamiento de la estrella del tenis.

Una de las pistas más célebres de Garmisch Partenkirchen es la Kandahar. Con un 92 por ciento de inclinación es la pista más pronunciada en el mundo alpino y muy impresionante mirándola desde arriba. “Pero más impresionante es ver como los atletas se lanzan por ella a una velocidad de 100 kilómetros por hora y dan un salto de hasta 80 metros de altura”, afirma Stefan Stankalla, uno de los mejores atletas germanos a finales de la década de los 90, que hoy en día es parte del Comité de Organización del Mundial.

Autores: Arnulf Boettcher, Eva Usi, Dpa

Editor: Enrique López

DW recomienda