En libertad el principal sicario del Cártel de Medellín | América Latina | DW | 27.08.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

En libertad el principal sicario del Cártel de Medellín

John Jairo Velásquez, "Popeye", el que fuera mano derecha de Pablo Escobar, encargado de ejectutar los asesinatos decididos por el capo, ha cumplido 24 años de prisión en Colombia. Cometió más de 300.

El ex narcotraficante colombiano John Jairo Velásquez, alias "Popeye", el único de los grandes capos del cartel de Medellín que quedaba en prisión, salió ayer noche en libertad tras casi 24 años de cárcel. Entre fuertes medidas de seguridad, que incluyeron un convoy policial para despistar a la prensa, salió de la cárcel de máxima seguridad ubicada en el municipio de Cómbita, en el departamento de Boyacá (centro). Se esperaba su salida desde el viernes pasado, cuando un juez de la ciudad de Tunja autorizó su libertad por pena cumplida.

Velásquez, alias "Popeye", fue el jefe de sicarios de la banda criminal que dirigió Pablo Escobar, abatido por la policía en 1993, y que en los años 80 y 90 protagonizó una sangrienta "guerra" contra el Estado colombiano mediante atentados terroristas contra múltiples blancos.

Despliegue de seguridad

El vehículo de la policía que trasladó a "Popeye" se dirigió a Bogotá, donde un sector del norte de la ciudad era esperado por un dispositivo de seguridad personal que lo recogió y partió hacia un lugar desconocido, se informó.

Kolumbien John Jairo Velasquez Haftentlassung

De la cárcel salió un coche escoltado, que pudo ser un señuelo para la prensa.

El reo liberado, que estudió y trabajó en prisión, obteniendo beneficios por buena conducta, aceptó su responsabilidad en varias de las principales acciones violentas de la banda dirigida por Escobar. Por ejemplo, en los atentados con explosivos contra medios de comunicación y organismos estatales de seguridad, el asesinato en 1989 del entonces candidato presidencial Luis Carlos Galán y los secuestros de Andrés Pastrana y Francisco Santos, que luego fueron presidente y vicepresidente de Colombia, respectivamente.

Asesino profesional

Ante fiscales, jueces y periodistas, "Popeye" confesó que cometió al menos 300 asesinatos y que tuvo responsabilidad en la muerte de unas 3.000 personas en los atentados con bombas cometidos por el cartel de Medellín. El más llamativo de sus delitos fue el asesinato de su propia novia, examante de Escobar, de quien había quedado embarazada y a la que obligaron a abortar. Velásquez calificó la comisión de ese crimen como uno de los episodios más dolorosos de su vida.

Los principales jefes de la banda, entre ellos Escobar y "Popeye", se entregaron a las autoridades a inicios de los años 90 en el marco de un ofrecimiento del gobierno del presidente César Gaviria (1990-1994) para concederles beneficios penales a cambio de colaboración con la Justicia.

Kolumbien John Jairo Velasquez Haftentlassung

La cárcel de máxima seguridad de Cómbita, en el departamento de Boyacá.

El único que quedaba en prisión

Escobar se fugó de la prisión junto con varios cómplices poco tiempo después, hasta que su escondite fue descubierto por la policía en diciembre de 1993. El jefe de la que fuera considerada en su momento como la principal banda de narcotráfico del mundo murió a balazos cuando intentaba escapar por el tejado de una casa.

Los demás jefes de la banda criminal terminaron de purgar sus penas en prisión, otros fueron extraditados a Estados Unidos y algunos murieron, por lo que "Popeye" era el único de los miembros conocidos de esa organización que permanecía en prisión en Colombia.

LGC (dpa / Reuters)

DW recomienda