1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

En las penurias, aún sirven las iglesias

Alemania conmemoró a las víctimas del accidente de Germanwings con una ceremonia religiosa y de Estado en la catedral de Colonia. Esta misa muestra la importancia que aún tienen las iglesias, dice Christoph Strack.

Alemania conmemora con una misa y un acto de Estados a las víctimas del accidente del avión de Germanwings.

Alemania conmemora con una misa y un acto de Estados a las víctimas del accidente del avión de Germanwings.

La decisión de conmemorar a las víctimas en un acto público, grande y digno coincide con un patrón, seguido también tras el accidente de Air France en el Atlántico, en 2009 y tras la tragedia durante la Love Parade en Duisburg, en 2010: la oración en una iglesia, sea católica o luterana.

Como en los casos anteriores, fue también ahora el Gobierno de Renania del Norte-Westfalia el que propuso realizar un acto ecuménico. Los responsables buscan un recinto para la tristeza individual, así como para la incomprensión colectiva del hecho. Se trata de encontrar un lugar en donde poder soportar y permitir juntos las preguntas más terribles, en donde expresar la desesperación, y no tanto en donde encontrar consuelo rápido con palabras piadosas.

Un encuentro religioso, no sólo para las familias de las víctimas. En los rostros enmudecidos de los políticos que visitaron el lugar de la tragedia en los Alpes se podían leer las preguntas. ¿Cuántos socorristas, psicólogos y ayudantes llegaron hasta los límites de sus capacidades? También en Duisburgo los rescatistas necesitaron luego ayuda pastoral.

Iglesia como recinto del luto y el lamento

Las iglesias aún siguen siendo, por lo menos en el occidente de Alemania, un lugar para el luto y el lamento. La sociedad está, a menudo, centrada en el dinamismo y el éxito, así como el Estado está para funcionar y realizar los sueños casi ilimitados.

La tradición judeo-cristiana, por su parte, significa liberación, sanación y cercanía a Dios. Una tradición que también nos da espacio para elevar un lamento contra aquél que llaman Dios. Las 150 velas encendidas este viernes en la Catedral de Colonia son un símbolo religioso, transportado al mundo secular.

Inmediatamente después de la misa en Colonia se realizó un acto de Estado. Comprensible e importante es la presencia de los órganos del Estado, en persona de la canciller, el presidente, representantes del Parlamento y las Cortes. Nadie podrá devolverle la felicidad a los dolientes, pero el Estado les ha demostrado que no estarán solos. Una promesa difícil de cumplir.

Ningún parte de tranquilidad para las Iglesias

Pero los contadores de las Iglesias se deben sorprender de que sólo entre el diez y el 15 por ciento de los feligreses asisten a misa los domingos o participan en las actividades de la parroquia, mientras el 60% de los miembros de las iglesias católica y luterana siguen pagando el impuesto eclesiástico. La razón puede radicar en la esperanza de encontrar refugio en alguna situación extrema.