En las entrañas del Museo Afroamericano | El Mundo | DW | 25.09.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

En las entrañas del Museo Afroamericano

DW recorre el recién inaugurado Museo Afroamericano, que se aloja en un espectacular edificio de Washington. Sus responsables nos cuentan las singularidades y el novedoso enfoque de su colección.

En el conocido National Mall, en el corazón de la ciudad de Washington, donde se erigen todos los grandes museos de la capital estadounidense, abrió el sábado (24.09.2016) sus puertas un singular museo que muestra la historia y cultura afroamericanas. 

La visita al lugar se inicia con un viaje en el tiempo. Un timbre anuncia la llegada del elevador que transporta al visitante varias plantas hacia abajo y cada vez más atrás en el tiempo: 1968, año crucial en la lucha por los derechos civiles, 1865, el año que marca el final de la Guerra Civil, 1776, año de la declaración de independencia de los Estados Unidos de América… En la parte más profunda del edificio, se documenta el inicio del comercio con esclavos a través del Atlántico en el siglo XVI.

Desde el pasado hasta el presente  

“Realmente, la esclavitud es la piedra fundamental del desarrollo del mundo moderno”, dice a DW Nancy Berkaw, curadora del Museo de Historia y Cultura Afroamericana. “Eso no solo afecta a América, sino a todo el mundo. Y, precisamente, como la esclavitud y la libertad son tan fundamentales, la muestra da comienzo, literalmente, en los cimientos del museo”, explica Berkaw. 

Desde ese punto de inicio, el visitante se mueve hacia el presente a través de la historia de la esclavitud, la época de la segregación racial tras la guerra civil estadounidense hasta los movimientos civiles y, finalmente, la toma de posesión del presidente Barack Obama. En ese trayecto, la colección muestra piezas sensacionales: una vieja cabaña de esclavo, un vagón ferroviario en el que blancos y negros debían sentarse por separado, una casa a la que se mudaron esclavos liberados, la barra de un restaurante en el que protestaban los activistas por los derechos civiles porque a ellos no se les atendía en el local… Hay piezas algo más pequeñas, “pero no por ello menos impresionantes”,  dice Lonnie Bunch, director del Museo.

Libertad en un sobre de hojalata

“Es importante comprender que este Museo, por un lado, narra de nuevo los grandes relatos. Por el otro, cuenta historias de personas a las que nadie conoce”, dice Bunch. Al propio director le sobrecoge, por ejemplo, la historia de una familia de apellido Trammell. Sus miembros eran esclavos que lograron la libertad en la década de 1850. El padre modeló con sus propias manos un pequeño sobre de hojalata para proteger el documento que les otorgaba la libertad. Los descendientes han cedido estos objetos al Museo para que el público pueda admirarlos.

“Este Museo no es la historia de los negros contada por los negros, sino que supone una forma de mirar a EE.UU. a través de la lente de esta comunidad. Así pues, si uno quiere comprender las nociones de optimismo, resiliencia e igualdad, deberá vincularlas con los negros. En esencia, el mensaje es: ‘esta es tu historia, seas quien seas’, dice Bunch. 

En las plantas superiores del Museo, se da testimonio de la influencia que la cultura afroamericana ha tenido en Estados Unidos: danza, cine, televisión, teatro y, por supuesto, música. Es un largo viaje a través del tiempo y de la sociedad del país  

 

 

 

DW recomienda