1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

En Grecia se preparan para lo peor

Los griegos llevan tanto tiempo oyendo augurios aciagos para su país que parecen haberse vuelto inmunes a los pronósticos financieros. No obstante, muchos de ellos están preparándose para el peor de los escenarios.

La vida sigue en la plaza Omonia de Atenas.

La vida sigue en la plaza Omonia de Atenas.

A un lustro del estallido de la crisis de la deuda griega, las manifestaciones antigubernamentales brillan por su ausencia en las calles helenas, no porque el Ejecutivo actual –una coalición de académicos izquierdistas y activistas de derechas– haya cumplido su promesa de ponerle un alto a las políticas de austeridad vigentes desde hace varios años, sino por agotamiento y desesperanza. Así lo explica Nick Maljkoutzis, editor del servicio de análisis político-económico Macrópolis, enfocado en lo que acontece en la eurozona.

“Ha habido especulación constante en torno a si Grecia abandonará la Unión Europea o no, a si el Estado quedará en bancarrota o no. Los griegos llevan tanto tiempo oyendo augurios aciagos para su país que han terminado por desconectarse de la realidad”, sostiene Maljkoutzis. Tras haber expresado públicamente su malestar, muchos ciudadanos han optado por prepararse para el peor de los escenarios, organizando planes de contingencia, agrega el editor. Por ejemplo: sacando todo el dinero de sus cuentas bancarias en efectivo.

Muchos griegos están preocupados por la inexperiencia política de sus gobernantes: En la imagen, Yanis Varoufakis, ministro de Finanzas heleno.

Muchos griegos están preocupados por la inexperiencia política de sus gobernantes: En la imagen, Yanis Varoufakis, ministro de Finanzas heleno.

“¡Viene el lobo!”

“Las operaciones para retirar dinero de los bancos helenos se incrementaron en un 15 por ciento –en alrededor de 25.000 millones de euros– entre diciembre de 2014, cuando la incertidumbre se intensificó, y el mes que corre. La gente teme que se pueda implementar un control de capital o que Grecia abandone la eurozona”, señala Maljkoutzis, admitiendo que ese diagnóstico de la situación contrasta con el que hacen los sondeos de opinión más recientes. La mayoría de los encuestados dice no creer que Grecia saldrá del bloque comunitario.

“Muchos están preocupados por sus ahorros y prefieren aferrarse al euro; otros han salido tan mal parados de la crisis que sienten como si no tuvieran nada que perder si Grecia abandonara la Unión Europea; y también hay gente que ha dejado de tomarse en serio los ominosos pronósticos de los políticos comunitarios porque éstos llevan años gritando en vano que ‘el lobo viene’ ”, cuenta el editor de Macrópolis. No obstante, Maljkoutzis opina que este año puede ser más riesgoso que 2010 y 2012.

Inexperiencia política

“Políticos inexpertos están llevando las riendas de Grecia y entendiéndose muy mal con sus acreedores en diferentes frentes. Eso está causando mucha consternación. Mientras tanto, el país se está quedando sin dinero. Si no se llega a un acuerdo en las próximas semanas, la bancarrota se hará realidad”, asegura Maljkoutzis. A juicio de Pantelis Chatzisinakis, no hay razones para que cunda el pánico; este contador de 38 años radicado en Atenas es la prueba de que, pese a todo, sigue habiendo optimistas en Grecia.

Chatzisinakis dice que la mayoría de sus clientes apoya el talante altivo que ha asumido el nuevo Gobierno para negociar con los acreedores y cambiar el paradigma de la austeridad como salida a la crisis fiscal; un modelo que ha aniquilado a un cuarto de la economía local y triplicado las cifras de desempleo. Sin embargo, a Chatzisinakis le preocupa la inexperiencia del Ejecutivo tanto como a Maljkoutzis. “A veces temo que no sepan lo que están haciendo”, admite el contador, aludiendo a las habilidades diplomáticas y matemáticas de los negociadores de Atenas.