“En Grecia se aplicó la receta equivocada” | Europa | DW | 16.05.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

“En Grecia se aplicó la receta equivocada”

La población griega padece los efectos de las medidas de ahorro y ya ha perdido hace tiempo la confianza en los políticos, dice el ex ministro de Relaciones Exteriores heleno Dimitros Droutsas, en entrevista con DW.

Dimitrios Droutsas.

Dimitrios Droutsas.

DW: En las recientes elecciones parlamentarias, los partidos tradicionales sufrieron un duro voto de castigo. El resultado electoral fue también una bofetada contra la política de ahorro de la Unión Europea. ¿Qué tan probable es que ese resultado se repita y que la Izquierda Radical se vuelva más fuerte en las nuevas elecciones?

Dimitros Droutsas: Eso no se puede descartar. Algunos sondeos de opinión de los últimos días apuntan a que la Izquierda Radical del señor Tsipras probablemente gane más votos en las nuevas elecciones. Creo que a eso apuesta también Tsipras, con su actitud de negarse en los últimos días a respaldar la formación de un gobierno…

En vista de la crisis política, se vuelve a hablar más de la posibilidad de que Grecia abandone la eurozona. ¿Le parece un escenario realista?

Las advertencias e incluso las amenazas no bastan. Creo que los socios de la UE y también sus máximas autoridades deben reconocer que la receta aplicada a Grecia era equivocada: estrangular con el ahorro al país y a la gente. Tenemos que asumir las consecuencias. Por favor, no me malentienda: el ahorro es necesario, las reformas son necesarias, pero eso no se puede hacer efectivo en un plazo tan breve como en Grecia.

Necesitamos más tiempo y confianza. En Grecia tenemos que reconstruir el Estado. El aparato estatal no es lo suficientemente eficiente y por eso las medidas de ahorro no surten efecto. Así no se puede lograr el crecimiento económico necesario. Pero Grecia tiene un gran potencial, si erigimos las estructuras adecuadas y aplicamos las reformas correctas. La Unión Europea puede y debe ayudar activa y eficazmente en esto.

Se perfila una cierta disposición en la UE a hacer concesiones. El jefe del eurogrupo, Jean-Claude Juncker, ha dicho por ejemplo que los socios comunitarios deben revisar su cronograma y, dado el caso, mejorar sus acuerdos con Grecia. No obstante, volvió a recalcar que no hay alternativa a la dura política de ahorro acordada. ¿Coincide con su opinión?

Creo que las palabras de Juncker apuntan en la dirección correcta. Reitero: Grecia necesita el programa de ahorro, de eso no cabe duda. Pero uno no se debe concentrar solo en eso. Hay que contemplar una cierta flexibilización. Lo que propuso Juncker es postergar los plazos para el pago de los créditos. Yo añadiría quizá una rebaja en las tasas de interés de esos créditos y, en general, más plazo para aplicar las medidas requeridas. Eso reduciría la presión sobre la población griega, especialmente sobre las capas de menores ingresos y los jubilados. Y eso modificaría también el ambiente.

¿Cree que eso sería suficiente?

Quisiera agregar que también necesitamos nuevos instrumentos en la Unión Europea. Instrumentos sobre los que ya hemos discutido en el pasado. Pienso en los eurobonos y en un impuesto europeo a las transacciones financieras. De este modo, la UE podría estimular el crecimiento en Grecia y en toda Europa sin contraer nuevas deudas. También otros países miembros de la UE están en una situación difícil, especialmente en lo tocante al desempleo. Este es un tema que nos concierne a todos, una pequeña bomba, si no tomamos las medidas adecuadas.

Es evidente que la ciudadanía griega ha perdido la confianza en la política. ¿Qué se debería hacer para que los griegos pudieran mirar hacia el futuro con más esperanza?

Tenemos que crear un aparato estatal moderno y operativo, que también pueda aplicar en forma eficiente las reformas. Para tener crecimiento económico requerimos nuevas estructuras. Además, Grecia necesita un nuevo sistema político, ya que el actual está marcado por contubernios de la política, el empresariado y los medios de comunicación. Eso debe terminar.

La prensa alemana informa, remitiéndose al Ministerio de Hacienda, que incluso en el caso de abandonar la eurozona, Grecia podría seguir recibiendo ayuda de la UE. ¿Qué piensa al respecto?

Estoy consciente de que dentro de la Unión Europea y en especial en Alemania ya se discute mucho, también sobre un posible “plan b” para una eventual salida de Grecia de la eurozona. Yo exhorto a no llevar estas discusiones demasiado lejos. Ahora lo que se requiere son señales positivas para la población griega. (…) El pueblo griego realmente ha hecho sacrificios y sufre con estas medidas de ahorro. La Unión Europea debería probar su solidaridad y demostrar que todos unen sus fuerzas para que la eurozona se mantenga como es. Creo que el mensaje debería ser: queremos un futuro común europeo.

Autor: Ralf Bosen /Emilia Rojas

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda