En Francia ninguna mujer podrá llevar ni burka ni niqab | Europa | DW | 10.04.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

En Francia ninguna mujer podrá llevar ni burka ni niqab

A partir de este 11 de abril la vida de las unas 2.000 mujeres musulmanas en Francia cambiará. Ya no podrán ir al supermercado ni al cine, al menos no si van cubiertas con una burka o el niqab.

default

Mujeres en Doha cubiertas con el niqab. Un cuadro que ya no verá en Francia.

Francia será el primer país occidental que impone la prohibición del velo islámico en el espacio público. El gobierno de Nicolas Sarkozy aprobó la medida pese a las amenazas de extremistas. La mayoría de franceses celebra la prohibición. Como muchos políticos, la población ve ese tipo de vestimenta islámica como un símbolo de la opresión de la mujer y como estandarte del Islam fundamentalista. Sólo un único parlamentario votó contra la ley en el Senado.

"El burka no es un símbolo religioso sino un símbolo de la opresión. No es bienvenido en Francia", sentenció el propio Sarkozy. Luego especificó que su rechazo del velo integral no tiene nada que ver con una falta de respeto frente al islam.

¿Desnuda sin velo?

Flash-Galerie Kopfbedeckung der muslimischen Frau

Los velos de algunas mujeres musulmanas: el chal de Shayla, el hiyab, el chador, el niqab y la burka.

Las pocas afectadas que hablan frente a periodistas muestran una mezcla de valor frente a la adversidad y desesperación. "Es un ataque a las libertades", dicen muchas, que creen que se aísla socialmente a las mujeres islámicas. Muchas musulmanas se ponen el velo de forma voluntaria, sin ser forzadas por sus padres o esposos.

"Me siento desnuda sin velo", decía recientemente una mujer llamada Soraya en la radio. "Es mi elección. Mi marido no tiene nada que ver con ello", agregó. Las mujeres musulmanas hacen frente a tiempos difíciles en Francia. Si quieren seguir llevando el burka o el niqab tendrán que afrontar posiblemente el pago de fuertes multas cuando salen de casa. La nueva regulación prevé el pago de unos 150 euros por infringir la ley. A las infractoras se les puede obligar asimismo a asistir a un curso de educación cívica.

Hombres recibirán duras multas

Los castigos son más duros para los hombres que obligan a una mujer a llevar un velo. Las penas puede alcanzar un año de cárcel y una multa de 30.000 euros. Si las mujeres son menores de edad, el juez puede condenar a los acusados incluso a dos años de prisión y a

60.000 euros de multa.

Se considera improbable que haya muchos juicios por ello. Según datos del Ministerio del Interior, el número de personas entre los 65 millones de franceses que cubren sus rostros detrás de velos que dejan sólo una ranura para los ojos (niqab) o que se cubren de pies a cabeza dejando apenas un tejido de red delante de los ojos (burka) no son más de 2.000.

La puesta en práctica de la prohibición será seguida posiblemente con mucha atención en el extranjero. Bélgica ya ha puesto en marcha una iniciativa legal similar y también en Alemania empiezan a oírse voces que piden una prohibición de ese tipo.

Obama critica, islámistas amenazan

Las críticas vienen en cambio de Estados Unidos. Los países occidentales no deben ordenar a las mujeres musulmanas cómo deben vestirse, dijo el presidente Barack Obama en su célebre discurso en El Cairo.

Los extremistas islámicos no se limitan a las críticas, sino que amenazan con vengarse con violencia. La organización terrorista Al Qaida en el Magreb Islámico tiene secuestrados a varios franceses desde el año pasado y pidió inmediatamente después de capturarlos que se cancelara la prohibición del velo. El líder de la red de Al Qaida, Osama bin Laden, justificó en un mensaje de audio lo ocurrido. "Este secuestro es una reacción a la injusticia que se comete con la nación islámica", dijo.

El gobierno francés intenta ahora evitar que haya grandes discusiones sobre el tema. La campaña de información sobre la entrada en vigor de la prohibición fue intencionalmente de menor escala.

Para evitar demandas por discriminación, la ley ha sido formulada como una prohibición a encapucharse. Una medida de ese tipo existe en países como Italia desde hace tiempo, aunque el reglamento es usado ahí en la lucha contra la criminalidad.

dpa

Editor: José Ospina-Valencia

DW recomienda