1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

¿En dónde están los niños refugiados?

¿Por qué los niños y jóvenes que entraron a Europa sin acompañamiento no fueron acogidos inmediatamente en un programa de protección estatal? Durante su registro se cometieron grandes errores.

Europol y la Agencia alemana para investigaciones criminales (BKA) presentan cifras que cada día pierden su valor, porque cada día cambian. Los procesos de registro son criticados duramente por ONGs como “Protección de la infancia” (Kinderschutz) y las organizaciones de refugiados, que expresan su preocupación. Aunque estás tampoco cuentan con cifras confiables.

Según la BKA, el 1 de enero 2016 en Alemania se partía de un total de 4.749 menores no acompañados, divididos en dos grupos: 431 menores de 13 años y 4.287 con edades entre los 14 y los 17 años. Una portavoz de las autoridades competentes reconoció empero, ante DW que esas cifras cambiaban constantemente, toda vez que cada día había unos 200 o 300 casos.

"No sabemos en dónde están"

Muy a menudo hay múltiples registros en diferentes estados del país. Dados por “desaparecidos” aparecen, a menudo, corto tiempo después. "Pero no podemos descartar que algunos de los refugiados menores de edad hayan caído en manos de criminales", dice la portavoz de la BKA. Las informaciones disponibles sobre sospechas no parecen concretarse.

Brian Donald, jefe de la agencia de policía de la UE Europol, admitió al diario británico "The Observer", que habían perdido la pista de miles de menores refugiados registrados en países europeos. Donald advirtió que algunos podrían haber caído en manos de criminales. Pero no cree que, en ese caso, “todos los niños hayan sido víctimas de criminales sino que se pueden encontrar al amparo de familiares. Solo que no sabemos ni en dónde, ni con quién están”.

Evidencias de abuso sexual

Europol tiene pruebas de que algunos menores y adolescentes fueron víctimas de abusos sexuales a lo largo de los caminos que tomaron para huir de sus países. Según Europol, a lo largo de esas rutas se han formado redes criminales de traficantes de personas que se benefician del flujo masivo de solicitantes de asilo y abusan sexualmente de ellos y los esclavizan. Un fenómeno que, según Donald, “no es nuevo”. En cada gran ola de refugiados se ha agredido a los más débiles. Aunque tampoco aquí hay cifras concretas.

Los municipios alemanes ofrecen cifras de sus registros. Según las oficinas de Atención a la Juventud (Jugendamt), en Alemania se atiende actualmente a unos 60.000 niños y jóvenes que llegaron sin acompañamiento y muchos de ellos han denunciado abusos durante el tiempo que duró su éxodo. Y aunque algunos se hubieron podido haber registrado dos o más veces, tampoco las autoridades locales tienen cifras concretas de las personas que entraron sin ser registradas y cuántas de ellas fueron víctimas de los traficantes de personas.

A pesar de que UNICEF "se toma en serio el número de niños desaparecidos mencionado por Europol, no puede verificar las cifras”. Según UNICEF, alrededor de un tercio de los refugiados que han llegado a Alemania desde el verano de 2015 son niños y adolescentes. La ONG alemana Kinderhilfswerk solicita un registro minucioso de los refugiados menores que incluya todos los datos necesarios para ofrecerles la protección y no le facilite el trabajo a los criminales.

DW recomienda