1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Empieza juicio civil contra humorista demandado por Erdogan

Jan Böhmermann fue llevado a tribunales por el mandatario turco luego de que el cómico leyera un poema que Ankara consideró “ofensivo”.

En el Tribunal distrital de Hamburgo comenzó este miércoles (02.11.2016) el juicio civil contra el conocido humorista alemán Jan Böhmermann, quien fue demandado por el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, luego de que el cómico leyera un poema satírico en el programa "Neo Magazine Royale”, de la cadena pública ZDF, donde pretendía explicarle al mandatario la diferencia entre la sátira y la mera difamación.

La justicia ahora deberá decidir si la composición lírica, titulada "Crítica difamatoria” y leída el 31 de marzo de este año en el show que conduce Böhmermann, puede seguir difundiéndose públicamente, aunque sean algunos de sus fragmentos. El proceso comenzó con una audiencia en la que se debatió el fondo de la controversia. En un proceso previo, la Justicia había dado la razón a Erdogan y prohibido provisionalmente a Böhmermann la repetición del poema.

Aunque el humorista de 35 años aclaró varias veces en su programa que el texto que leía, donde acusaba a Erdogan de consumir pornografía infantil y practicar sexo con animales, entre otras cosas, era una sátira, esto no contuvo el malestar de Ankara, que derivó en una crisis diplomática entre Alemania y Turquía y obligó a la Policía a ofrecer protección especial a Böhmermann, quien incluso debió dejar su programa radial para evitar la sobreexposición.

Decisiones encontradas

Además de prohibir la difusión de fragmentos del poema en mayo, la Justicia alemana multó con 250.000 euros a Böhmermann.  En aquel entonces, la justicia alemana señaló que debía deliberar sobre los derechos de libertad de expresión y creación y el derecho al honor del demandante. En este sentido, el tribunal señaló que las críticas al comportamiento de un tercero alcanzan sus límites cuando se denosta a alguien o se ataca a su dignidad.

Pero en octubre, la fiscalía de la ciudad de Maguncia, en el oeste del país, dio un duro golpe judicial al presidente turco al comunicar su decisión de cerrar el expediente contra el humorista por considerar que "no se pueden probar acciones punibles con la certeza necesaria”, es decir que se concluyó que Böhmermann no había ofendido al mandatario turco.

DZC (dpa, AFP)

DW recomienda