1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

Emotivo funeral de víctimas de accidente en España

Príncipes de Asturias y Mariano Rajoy asistieron a la ceremonia. El conductor del tren, en tanto, reconoció un error humano y aseguró haberse confundido.

La presencia de los príncipes de Asturias y del presidente del gobierno, Mariano Rajoy, marcaron la ceremonia con que este lunes (29.07.2013) se despidió a las 79 víctimas fatales del accidente ferroviario más grave en décadas en España. La catedral de Santiago de Compostela se hizo pequeña para recibir también a los ciudadanos que quisieron acompañar a las familias de las víctimas fatales.

“Galicia y España os llevan en el corazón”, dijo el arzobispo de Santiago, Julián Barrio, durante su alocución. “Ha sido un duro golpe. Hemos sufridos todos”, añadió. Al acto también acudieron vecinos de Angrois, la parroquia ubicada junto al lugar donde descarriló el tren Alvia que hacía el trayecto Madrid-Ferrol. Fueron ellos los primeros en asistir a las víctimas.

Cientos de vecinos acudieron a acompañar a las familias de las víctimas.

Cientos de vecinos acudieron a acompañar a las familias de las víctimas.

“En el atardecer de un día que se presentaba festivo, la noticia del accidente ferroviario sobrecogió nuestra alma, que buscó en la oración el sosiego para encomendar al Señor a los fallecidos, pedir la recuperación de los heridos e implorar el consuelo y la serenidad para las familias de las víctimas”, dijo Barrio.

Testimonio “emotivo”

Una vez terminado el acto, los príncipes Felipe y Letizia dieron, uno a uno y durante veinte minutos, el pésame a los familiares de los fallecidos, entre gestos de cariño y dolor. El gesto de los representantes de la monarquía fue recibido con aplausos, a diferencia de otras ocasiones, en que su presencia es acompañada por silbidos.

Mientras, el maquinista Francisco Garzón, quien conducía el tren accidentado, fue dejado en libertad, pero imputado por 79 delitos. En su relato, el funcionario (que deberá comparecer semanalmente ante un juzgado) reconoció que cometió un error al tomar la curva a exceso de velocidad y afirmó que frenó tarde pues pensaba que estaba en otro tramo.

Quienes conocieron el testimonio del maquinista aseguran que fue “muy emotivo” y que en él reconoció haberse despistado a tal nivel que no podía reconocer dónde se encontraba. La policía indaga su teléfono celular para determinar si se distrajo por hablar o enviar mensajes de texto. En otra parte de la investigación, este martes 30 de julio se abrirán las cajas negras del tren.

DZC (dpa, Europa Press, Reuters)

DW recomienda