1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Emboscada contra jefe del Ejército deja varios muertos en Nigeria

Milicianos islamistas chiíes tendieron una emboscada al convoy del jefe del Ejército de Nigeria, Yusuf Buratai. “No dejaremos que lo ocurrido quede sin castigo”, declaró el coronel Usman Kukasheka.

Varias personas murieron este fin de semana en Nigeria en enfrentamientos entre milicianos islamistas chiíes y soldados nigerianos en la ciudad norteña de Zaria, después de que militantes del grupo musulmán tendieran una emboscada al convoy del jefe del Ejército, Yusuf Buratai.

Según un miembro del grupo chiita, al menos 27 personas murieron durante los dos días que duraron los enfrentamientos. Otras fuentes de los militantes calculan que entre 7 y 12 personas han muerto en estas acciones, que han provocado además decenas de heridos, informa el diario Daily Trust.

La mayor parte de las víctimas fueron abatidas frente a la casa del líder de la secta, Ibrahim Yaqoub El Zakzaky, en la ciudad de Zaria. El Zakzaky, a quien sus seguidores intentaban proteger, fue finalmente arrestado, según la fuente.

Otros siete chiitas fueron abatidos por el Ejército el sábado después de que atacasen el convoy en el que viajaba en jefe de las Fuerzas Armadas. Integrantes de la secta bloquearon una carretera y lanzaron proyectiles contra el convoy, explicó un portavoz del Ejército.

Nigeria Führungskonferenz Armee

El jefe del Ejército de Nigeria, Yusuf Buratai (izq.), asiste junto al Gobernador de Jigawa, Abubakar Budaru, y el sultán de Sokoto, Muhammadu Saad Abubakar III, a la Conferencia sobre el Liderazgo del Ejército en la ciudad de Dutse.

“Cientos de militantes de la secta fuertemente armados montaron barricadas en la carretera con hogueras, piedras y neumáticos”, informó el Ejército en un comunicado, en el que se añade que los milicianos abrieron fuego contra los vehículos militares y lanzaron todo tipo de objetos contra ellos. A pesar de estas informaciones, el comunicado no menciona número de víctimas.

Los soldados responsables de la seguridad del jefe del Ejército respondieron entonces para proteger a Buratai y reabrir la carretera, prosigue el comunicado. “No dejaremos que lo ocurrido quede sin castigo”, declaró el coronel Usman Kukasheka.

Este es el último de una serie de sangrientos enfrentamientos entre el Ejército y la secta chiita, que además ha sufrido ataques por parte de los extremistas de Estado Islámico y Boko Haram. El mes pasado Boko Haram reivindicó la autoría de un ataque suicida que mató a 23 chiitas en la ciudad de Kano, en el norte del país.

JC (dpa, EFE)




DW recomienda