1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Elecciones y temores en Sudáfrica

Las elecciones en Sudáfrica y la controvertida intervención del presidente iraní en la conferencia sobre racismo que se celebra en Ginebra son algunos de los temas que ocupan hoy a los editorialistas europeos.

default

Jacob Zuma, seguro de la victoria.

Berliner Zeitung, de Berlín, con respecto a los comicios sudafricanos: “No cabe duda de que Jacob Zuma es popular y puede convertirse en el gran hombre de la gente de la calle. De todos modos será el hombre más poderoso de África. Sin embargo, aún no se puede descartar que, con el inmenso poder democráticamente legitimado de su partido, sucumba a la tentación de convertir al Estado de Sudáfrica en una filial del CNA (Congreso Nacional Africano). Todavía hay algunos sudafricanos que temen que Zuma pueda seguir a los déspotas que han convertido al África en un continente de catástrofes”.

Poca confianza en Zuma

La Croix, Francia: “Jacob Zuma tiene todas las posibilidades de ganar las elecciones. No obstante, su personalidad no genera confianza, pese a que el jefe del CNA ha prometido no hacer mal uso de su previsible mayoría. Con enormes esfuerzos, Sudáfrica ha avanzado económica y socialmente: ya existe una elite negra y una clase media. Pero no todas las clases han sacado igual provecho del crecimiento. En su mensaje al CNA, el ex presidente Nelson Mandela dejó en claro que la tarea más urgente consiste en combatir la pobreza. Jacob Zuma se ha comprometido a ello. Cabe esperar que el Premio Nobel de la Paz (Mandela) inspire su actuar, para que un sueño se haga realidad.”

Ahmadineyad y la conferencia sobre el racismo

El País, de Madrid: “La conferencia sobre el racismo auspiciada por la ONU acaba el viernes, pero ha sido marcada y secuestrada por el presidente iraní, único jefe de Estado presente en Ginebra, desesperado por hacer campaña para conseguir su reelección. (...) Ahmadineyad no ha ido a Suiza a defender la suerte de los palestinos, sino a lanzar su soflama ritual, buscando el eco adecuado en Irán con vistas a las presidenciales de junio. Objetivo que ha cumplido holgadamente, a juzgar por el recibimiento que se le dispensó ayer en Teherán. En cualquier caso, la mejor manera de hacer luz sobre las lacras del racismo o el menosprecio de los derechos humanos no es permitir el secuestro propagandístico de un foro mundial por parte de un dirigente con pocos escrúpulos, como han hecho Estados Unidos y la decena de países que han boicoteado previamente, por su sesgo antiisraelí, la reunión de la ONU.”

Irán no ganó mucho

Süddeutsche Zeitung, de Múnich: “La ONU le hizo un favor a Ahmadineyad al brindarle en Ginebra un foro para sus diatribas. Pero el presidente iraní no ha ganado realmente algo con eso. Porque en el Cercano Oriente se barajan de nuevo los naipes, Barack Obama desea sofocar el fuego y busca nueva alianzas. También por eso Ahmadineyad hace estruendo, para no quedar demasiado desguarnecido políticamente. Los iraníes no son verdaderamente populares en la región. Las aspiraciones de gran potencia de Teherán, incluido su programa nuclear, provocan claro rechazo desde Egipto hasta Arabia Saudita. Todos estos Estados temen caer en la línea de fuego si se produce una pugna militar entre Israel e Irán. Esta es otra de las razones por las que el nuevo intento que emprende Obama en el Cercano Oriente consigue mucho respaldo árabe, mientras Irán encuentra pocos amigos”.

Autora: ER/dpa/afp

Editora: Eva Usi