1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Elecciones parlamentarias en Egipto

La segunda fase de las elecciones legislativas egipcias culminó este 23 de noviembre. El Parlamento local fue disuelto en 2012. El autoritario presidente Abdel Fattah Al Sissi gobierna por decreto desde junio de 2014.

La segunda fase de las elecciones parlamentarias egipcias comenzó este 23 de noviembre con una escasa afluencia a las urnas, por lo que el Gobierno le dio medio día libre a los funcionarios para que participaran en la votación. El proceso concluyó este mismo lunes (23.11.2015). Aunque, las televisoras locales mostraron centros de votación en su mayor parte vacíos, medios estatales y el grupo de monitoreo no gubernamental Maat aseguraban que la afluencia había aumentado en el transcurso de la jornada.

Cifras concretas de participación electoral aún no han sido publicadas. El primer ministro, Sherif Ismail, llamó a los empresarios del sector privado a dar facilidades a sus trabajadores para que éstos ejercieran su derecho constitucional de votar. En total, 28 millones de egipcios estaban llamados a ir a las urnas en 13 de los 27 distritos electorales –entre ellos el de El Cairo– para escoger a 288 diputados. La otra mitad de los ciudadanos votó en octubre, en una primera ronda que tuvo una participación de aproximadamente 25 por ciento.

Decenas de infracciones electorales, que incluyen los casos de cuatro presidentes de mesa que se negaron a abrir las urnas, se produjeron este lunes (23.11.2015) en el segundo día de la segunda fase de los comicios parlamentarios egipcios. Así lo informó el portavoz de la Comisión Suprema Electoral, Omar Maruan. Al menos 75 irregularidades fueron registradas por ese organismo; desde el retraso en la apertura de centros de votación en las trece provincias donde tiene lugar el proceso de sufragio, hasta actos de propaganda prohibidos.

Gobierno fuerte, Parlamento débil

Es probable que una tercera ronda sea necesaria a principios de diciembre, tras lo cual se darían a conocer los resultados oficiales. No se espera que el Parlamento que salga de estos comicios tenga capacidad para limitar el poder del presidente egipcio, el autoritario Abdel Fattah Al Sissi. Los grandes partidos o alianzas que se presentan a las elecciones apoyan o al menos aceptan la política de Al Sisi. Por otro lado, muchos de los seguidores del presidente, están satisfechos con su Gobierno y no creen necesaria la figura del Parlamento.

En la primera fase de las votaciones lograron escaños sobre todo candidatos cercanos a Al Sisi. La coalición Por Amor a Egipto, cercana al Gobierno, consiguió las 60 bancas de las listas. En cuanto a la asignación de mandatos directos, las fuerzas más votadas fueron partidos integrantes de la alianza Por Amor a Egipto, junto con candidatos independientes. En Egipto no hay Parlamento desde la disolución en 2012 de la Cámara, dominada por grupos con una controvertida agenda político-religiosa.

Tras protestas masivas, en julio de 2013 el Ejército, liderado por Al Sisi, derrocó al primer presidente elegido democráticamente en Egipto, el islamista Mohamed Mursi. Su partido, la Hermandad Musulmana, que ganó las elecciones parlamentarias de 2011, fue prohibido y no pudo presentarse a estos comicios. En junio de 2014 Al Sisi se convirtió en el nuevo presidente del país y desde entonces gobierna a través de decretos, ante la ausencia de un Parlamento.

ERC ( EFE / dpa )