Elecciones en tres países: un domingo decisivo para Merkel | Europa | DW | 05.05.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Elecciones en tres países: un domingo decisivo para Merkel

Las urnas en Francia, Grecia y Alemania enviarán este 6 de mayo un mensaje a la canciller alemana, Angela Merkel. El peligroso "superdomingo" electoral pone en peligro su política europea y nacional.

Merkel prueba una Döner, el plato típico de los turcos en Alemania.

Merkel prueba una "Döner", el plato típico de los turcos en Alemania.

La probable victoria del socialista François Hollande en Francia significaría un duro golpe a la austeridad impuesta por Merkel a Europa. También Grecia pone en juego sus políticas de ahorro. En Alemania, su Unión Cristianodemócrata (CDU) puede perder otro gobierno regional en la votación del "Land" de Schleswig Holstein.

La inusual triple cita con las urnas refleja un nuevo paisaje político sin fronteras, pero también las "contradicciones" en la anatomía del poder de Merkel, analizó el semanario alemán "Der Spiegel".

Partido de Merkel podría perder otro Estado federado

"Parece invencible a nivel nacional en Alemania, donde sus rivales se debilitan. Pero en los Estados federados su poder tambalea y la CDU teme una nueva derrota. Y en parte de Europa se ha convertido en una figura odiada, su pacto fiscal está en entredicho". En el caso de Schleswig Holstein, en la frontera con Dinamarca, una derrota de la CDU tendría un importante valor simbólico por dos motivos.

En primer lugar, el partido de Merkel gobierna desde hace tiempo en más Estados federados que la oposición socialdemócrata (SPD). Pero varias derrotas en las últimas elecciones regionales redujeron esa ventaja a un único "Land". Si el SPD gana mañana, liderará por primera vez en años el mapa nacional con ocho gobiernos frente a siete de la CDU.

¿Gran coalición?

En segundo lugar, ese cambio se produciría una semana antes de las cruciales elecciones regionales en Renania del Norte-Westfalia. El poderoso "Land" en el oeste de Alemania es el más poblado del país y su voto se interpreta como un importante indicador nacional de cara a las elecciones generales del año que viene.

Y Merkel tiene razones para inquietarse. Las últimas encuestas indican que su CDU no podrá reeditar su actual coalición con los liberales (FDP) y cederá el gobierno de Schleswig Holstein a una alianza opositora de SPD, Verdes y el partido que agrupa a la minoría de habla danesa en el estado.

La única esperanza para el partido de Merkel pasa por una "gran coalición" con los socialdemócratas. En este caso, el partido más votado pondría el jefe de gobierno. Ambas fuerzas rondan una intención de voto cercana al 31 por ciento. Los problemas regionales de Merkel, sin embargo, no se comparan con los que puede afrontar a nivel europeo.

Sin Sarkozy que Merkel sola en su casa

Una derrota del presidente Nicolas Sarkozy en Francia dejaría a la canciller sin su principal aliado en la lucha contra la crisis. En Berlín ya se preparan para una victoria de Hollande, favorito en las encuestas.

"Hollande y su equipo se comprometieron a continuar la cooperación franco alemana", señalaron diplomáticos citados por el diario "Süddeutsche Zeitung". Pero nadie ignora que el socialista centró su campaña en criticar al eje "Merkozy" y prometió revisar su principal fruto, el pacto fiscal europeo.

Griegos pueden hacer tambalear (aún más) la balanza europea

Más impredecible es el panorama de Grecia ante una de las elecciones más cruciales de su historia reciente. Candidatos de la izquierda y la derecha radicales apelan a una población frustrada e indignada y piden el voto contra el euro y los programas de ahorro.

Si los votantes llevan esas reivindicaciones al Parlamento, la salida del euro y de las reformas dejaría de ser una hipótesis extravagante. Entonces no sólo Merkel, sino también Europa entera entrarían en una nueva fase de la crisis.

Fuente: dpa

Editor: José Ospina-Valencia