1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Elecciones en Islandia: conservadores se perfilan como favoritos

Los conservadores de Islandia, actualmente en la oposición, podrían ganar los comicios parlamentarios de este 27 de abril, pese a la culpa que se les atribuye por el colapso del sistema bancario local, ocurrido en 2008.

El político Bjarni Benediktsson, integrante del bloque conservador que puede ganar esos comicios y dominar el Althing –el Parlamento– ha advertido que interrumpirá el proceso de incorporación de Islandia a la Unión Europea (UE) si llega a ser elegido primer ministro.

Benediktsson pertenece al Partido de la Independencia, que llevó las riendas del país durante doce años junto al Partido Progresista. Ambos han prometido recortar deudas e impuestos y se espera que obtengan buena parte de los 63 escaños del Parlamento, aún cuando estas dos agrupaciones de centro-derecha le dieron luz verde a la desregulación financiera entre 1995 y 2007, período en el que creció considerablemente el endeudamiento ciudadano que propició el colapso del sistema bancario local en 2008.

La sede del Parlamento islandés, el Althing.

La sede del Parlamento islandés, el Althing.

Si se cumplen los pronósticos, el actual Gobierno de Jóhanna Sigurdardóttir –que no se presenta a las elecciones– sufrirá una apabullante derrota, pese a los avances que se hicieron durante su administración para poner coto a la crisis económica nacional, atribuida por los analistas extranjeros a su coalición socialdemócrata-verde. La economía de Islandia se ha recuperado rápidamente desde 2008, pero las medidas de austeridad introducidas en 2009 por el Gobierno de Sigurdardóttir para estabilizar la situación mantienen endeudados a muchos ciudadanos.

Pese a que hasta sus rivales han aplaudido la manera en que la alianza socialdemócrata-verde capeó la crisis tras el colapso financiero, el entorno de la primera ministra Sigurdardóttir reconoce sus limitaciones. “Nos faltó la mirada hacia el futuro”, admite el principal candidato socialdemócrata Árni Páll Árnason, con más honestidad que candidez. Su partido y sus socios verdes anticipan una seria derrota en los comicios parlamentarios. Ambos partidos llegaron al poder con apoyo mayoritario en 2009, cuando toda Europa hablaba de la bancarrota de la isla, como lo hace ahora sobre Chipre.

ERC (dpa)

DW recomienda