1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cine

El vecino del frente podría ser un monstruo

Isidro Ortiz director español, es creador de “Eskalofrio”, una historia de suspenso, terror o miedo que promete ponernos la carne de gallina. El filme se presentará en Panorama, una de las secciones de la Berlinale.

default

Isidro Ortiz, director de cine.

Eskalofrio cuenta la historia de un joven fotofóbico que se traslada a vivir a un pueblucho perdido con su madre. Sin embargo algunas inesperadas muertes comienzan a suceder y el adolescente se convierte en el principal sospechoso. Para demostrar su inocencia deberá desentrañar el secreto que esconde el bosque, que sin duda es oscuro y tenebroso.


Isidro Ortiz tiene 44 años y estudió en el London Film Institute. También se capacitó con unos cursos de realización audiovisual en el Instituto de Radio y Televisión española. Trabajó más tarde para el noticiero de la televisión española y también para otros formatos televisivos como video clips, video arte, documentales, programas de moda y spots publicitarios.

Después de un tiempo logra entrar al mundo del séptimo arte con el proyecto cinematográfico Fausto 5,0, una adaptación de la obra del mismísimo Goethe sobre un doctor que trabaja con enfermos terminales. Luego viene Somne, un largometraje de ciencia ficción donde doctores investigan las capacidades del cerebro humano y los sueños. DW-world conversó con el director.

Eskalofrio 2

Momentos de terror en el filme “Eskalofrio”.


¿Cuándo comenzó a incursionar en el cine?

Mi primer largometraje lo hice en el 2001 y se llamó Fausto 5.0.

Los anteriores largos como Somne o Fausto 5.0, también eran películas para asustar, ¿Por qué le gustan tanto las historias de miedo ?

No reniego de las películas de género. Me gusta el género fantástico, de las realidades diferentes. Me gusta jugar con el misterio y mostrar los mitos del monstruo como algo más interno. Es una forma de llegar a un público más joven con historias entretenidas. La imagen que se tiene del cine español es la de un cine más adulto, con temas como los de la guerra.

Las otras películas españolas de Panorama, Transiberian y 3 días también, son thrillers. ¿A qué se debe este fenómeno? ¿Es una nueva moda o un boom en España la de hacer películas de terror?

Se viene ahora toda una generación de directores de cine fantástico que quieren contar historias que lleguen a la masa. Ha surgido una generación de directores que hacemos cine de género. Mi generación también consumió cine de terror en los años 80, como el cine serie B o las historias de vampiros. El cine joven gusta de historias fantásticas. Aunque es uno de los campos más difíciles para competir debido a los norteamericanos.

Film Eskalofrío Berlinale 2008

A la espera de lo sobrenatural.

Trabajó muchos años en publicidad y en la televisión española. Ahora se encuentra haciendo cine. ¿Qué formato audiovisual es el que le aporta mayor satisfacción y por qué?

A mí la publicidad me sirvió para contar historias rápidas y visualizarlas. Lo malo es que las historias duran muy poco porque están supeditadas al mensaje y eso te coarta la creatividad. La televisión y el documental, por otro lado, te permiten probar diferentes formas de narración. En el cine hay mayor libertad de creación. El cine es el lugar donde se funden todos esos conocimientos porque el cine te permite narrar con voz propia. No tiene cortapisas, pero conlleva mayor responsabilidad

¿Su próximo largometraje Naumon será también de terror?

Eskalofrío es una cinta fantástica o de misterio o de miedo, porque se juega con lo real. Tiene componentes de thriller eso sí, pero no es sangrienta. Me interesa mucho contar cuentos atemporales. Naumon transcurre en un barco carguero que lleva basura. Es un reality estilo campo de concentración.

¿Cuánto tiempo le llevó hacer Eskalofrio?

Cuatro años en total. Dos años nos demoramos en el guión. Un año estuvimos localizando. El rodaje fue en sitios complicados como en bosques perdidos. Es una película artesanal, porque somos una productora pequeña y preferimos hacerlo todo nosotros mismos

¿Qué espera del festival de cine de Berlín?

Espero que sea una plataforma para mostrar mi obra a nivel internacional. Es como abrirte un hueco entre los otros productos. Es un empujón inicial. Para el mercado nacional también esto nos viene muy bien. Por ejemplo las películas españolas Orfanato y Rec han sido grandes éxitos de taquilla. Pero sólo les ha ido bien a las de género fantástico o de terror. Tiene un mercado bastante grande el cine de suspenso o de misterio, o de ciencia ficción, o thriller. En realidad todo lo que esté al límite de la realidad

Eskalofrio 1

Bosques que llevan a mundos desconocidos.

¿Qué opina del cine alemán?

El cine alemán tuvo hace años su apogeo con directores como Fassbinder o Herzog. En los 80 había bastante cine alemán, sin embargo en los años 90 el cine alemán desapareció. Hace como 5 ó 6 años ha comenzado a resurgir nuevamente el cine germano con cintas como Good bye Lenin, La vida de los otros o El experimento.

¿Qué expectativas tiene con el filme?

Es una oportunidad increíble para directores que tienen recursos limitados. Los medios de comunicación te brindan más atención. Es un incentivo para el mercado internacional también.

¿Qué mensaje quiere transmitir con esta película?

Sólo espero que la historia atrape y entretenga. El mensaje es que para mí existen dos tipos de monstruos. Los que catalogamos de monstruos por ser diferentes y por cosas externas. Y los reales, como la gente cotidiana o como el vecino con el que te cruzas. Es decir la monstruosidad que se lleva por dentro.

¿Qué tipo de cine se hace en España actualmente?

Películas sobre la Guerra Givil, cine de autor pretencioso, comedia chabacana o cine social. Nos falta crecer. Al cine europeo le falta ser industria. Es difícil pelear con el cine norteamericano porque hacemos un cine muy localista. Se producen más de 100 películas españolas al año pero no existe una buena industria de distribución.

Muchos sueñan con trabajar en el mundo audiovisual, pero es un medio bastante difícil y competitivo. ¿ No se siente un privilegiado de poder hacer cine y materializar sus sueños e ideas en la pantalla grande?

Creo que es un gran privilegio. Es un motivo de satisfacción y orgullo pero que hay que ganárselo día a día.

DW recomienda