1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Futbol Internacional

El vacío en la UEFA

Tras la dimisión de Michel Platini como presidente de la UEFA, el fútbol europeo, el más rico, poderoso y prestigioso del mundo, está buscando un nuevo líder. Bajo las actuales circunstancias no será fácil encontrarlo.

Hace apenas unos meses Europa parecía tener las respuestas a la crisis de credibilidad de la FIFA derivada de los señalamientos de corrupción al interior del máximo organismo del fútbol internacional. En aquel entonces, con el decidido apoyo de la Federación Alemana de Fútbol (DFB), Michel Platini, presidente de la UEFA, era el principal candidato a suceder a Joseph Blatter en la FIFA.

Platini personificaba entonces el cambio hacia un trasparente fútbol internacional, y la DFB, a través de su presidente Wolfgang Niersbach, impulsaba con fuerza la transición que debería liberar a la FIFA de las sospechas de deshonestidad vinculadas al régimen de Blatter. Hoy ninguno de estos tres personajes ocupa sus posiciones directivas. Todos han tenido que abandonar el mundo administrativo del balompié señalados por corrupción.

Una vacante a término indefinido

El francés presidente de la UEFA, Michel Platini, abandonó su cargo luego de que el Tribunal Arbitral del Deporte de Lausana (TAS) ratificara cuatro de los seis años de suspensión impuestos por la FIFA, luego de que no pudiera justificar la legalidad de pagos efectuados a su favor en el 2011 por un monto de casi dos millones de euros.

La UEFA queda así sin líder, una situación que la organización parece estar dispuesta a sobrellevar durante un tiempo indefinido. El fútbol europeo prescindió de nombrar un presidente interino y ha decidido esperar antes de ocuparse a fondo con el tema de la sucesión de Platini. Los directivos de la UEFA se reunirán apenas el 18 de mayo en Basilea, con ocasión de la final de la Liga de Europa entre Liverpool y Sevilla.

En esa fecha se tiene prevista una reunión de consulta, en la que se evaluarán las mejores opciones para convocar a un congreso extraordinario en el que se elija al nuevo presidente de la UEFA. Ello, según los cronogramas, quizás suceda a más tardar en septiembre en Atenas, Grecia, cuando se designe la representante femenina de Europa en el consejo de la FIFA.

Si en Basilea los directivos de la UEFA no deciden otra cosa, la organización tendrá un verano sin presidente. Ello significaría que la Eurocopa Francia 2016 se podría jugar sin un responsable en la tribuna de honor, a donde Michel Platini tiene negado el acceso. La selección ganadora recibe tradicionalmente el trofeo europeo de manos del presidente que actualmente la UEFA no tiene.

Europa no tiene hombre fuerte

Ángel María Villar Llona

Ángel María Villar Llona

El francés Platini no contaba en la UEFA con funcionarios que le hicieran contrapeso. De hecho, cuando se barajó su nombre como posible nuevo presidente de la FIFA, todo parecía arreglado para que le entregara el puesto a su hombre de confianza, el secretario general de la organización, Gianni Infantino.

Ahora que éste es el jefe de la FIFA, donde recientemente fue elegido, y Platini se marcha sin señalar a su heredero favorito, la sucesión en la UEFA se torna complicada. El nombre del holandés Michael van Praag suena como posible candidato a la posición, pero al estudiar sus opciones sale a relucir que estas son más bien limitadas. Van Praag también aspiró a la presidencia de la FIFA y compitió por el puesto pese a que Europa le negó su apoyo. Esta circunstancia hace difícil pensar que ahora la UEFA sí está dispuesta a secundar sus pasos.

El español Ángel María Villar, presidente de la federación de fútbol de su país, también podría aspirar a tomar el puesto de Platini. Villar se mueve en la UEFA con gran habilidad gracias a su amplia experiencia, pero tiene en su contra la cercanía de su actividad directiva con el régimen en la FIFA de Joseph Blatter, del cual fue no solo simpatizante sino aliado.

La falta de liderazgo en la UEFA podría extenderse durante meses por culpa de la poca credibilidad en sus miembros, y debido a que candidatos externos, como podría ser el exfutbolista portugués Luis Figo, expresan poco interés en tomar las riendas del balompié de Europa.

DW recomienda