1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

El uruguayo solitario

Deutsche Welle conversó con el único futbolista de Uruguay que juega en Alemania: Gary Kagelmacher, defensor del 1860 Múnich, equipo de la segunda división cuyos partidos se disputan en la Allianz Arena.

Deutsche Welle: Señor Kagelmacher, ¿por qué un jugador de origen alemán como usted pasa primero por el fútbol de España, Bélgica y Francia, antes de aterrizar en la Bundesliga?

Gary Kagelmacher: Bueno, es que así es cómo se dio la oportunidad. La idea principal en ese momento de mi carrera era salir de Uruguay, llegó la oferta de España, del Real Madrid, y uno a algo semejante no le dice que no. Además, en España podía hablar mi lengua materna y eso atenuaba mis miedos.

¿No pensó en la posibilidad de venir a Alemania?

Uno a los 18 años no se piensa nada. No hay que darle demasiadas vueltas al país o a la liga; es Europa la que llama. Claro, en mi caso fue el Real Madrid, que me quería entonces para el segundo equipo, y eso hizo que las dudas fueran aún más pequeñas. Las oportunidades hay que aprovecharlas.

¿Ya en aquel entonces era la Bundesliga una meta?

En el momento de mi salto a Europa la Bundesliga no era ni tan conocida, ni tan vistosa, como lo es ahora. Para los chicos de mi generación existían sobretodo el fútbol español, el italiano, e incluso el inglés venía subiendo. El de Alemania, en cambio, era prácticamente desconocido.

¿Qué se siente ser el único jugador uruguayo en el fútbol alemán?

Es una experiencia interesante. Aunque en la Bundesliga ha habido siempre representantes de Latinoamérica, Alemania no se caracteriza por tener muchos uruguayos en su fútbol. Por la Bundesliga han pasado muy poquitos de mis compatriotas y la mayoría de ellos estuvieron en el Schalke; tres o cuatro de ellos al mismo tiempo. Súmele a Ruben Sosa en el Dortmund, y allí termina todo.

¿Cómo se explica usted ese fenómeno?

Quizás tenga algo que ver con el idioma como obstáculo. Eso es muy importante. Basta ver dónde está la mayoría de los futbolistas de mi país: en España o en Italia. Los uruguayos no somos gente de hablar muchas lenguas y puede que el hecho de tener que aprender alemán nos frene un poco.

Usted no tiene ese problema pues habla cinco idiomas: español, alemán, francés, inglés y holandés

Por fortuna. Eso me ha permitido conectar con todos los jugadores del equipo, poder aportar, poder dar una mano a los demás, poder facilitar la vida en el vestuario y el día a día de nuestro trabajo. Al final todo eso redunda en beneficio del rendimiento deportivo.

¿Cómo reaccionan en Uruguay cuando usted dice que juega en la segunda división alemana?

La verdad es que todos se quedan asombrados cada vez que se enteran de mis experiencias. Comparada con la de España, la de Francia o la de Italia, la segunda división de Alemania es muy superior en lo que respecta a las condiciones de las canchas, la arquitectura de los estadios, la afluencia de público a los partidos, la calidad de los jugadores... Cuando yo menciono que mi equipo, el 1860 Múnich, jugó un partido en la Allianz Arena ante 60.000 aficionados, la gente se impresiona. No hay otra segunda división en el mundo que ofrezca lo que ofrece Alemania.

Para Gary Kagelmacher, la segunda división alemana es tan competitiva como varias de primer nivel en otros lugares.

Para Gary Kagelmacher, la segunda división alemana es tan competitiva como varias de primer nivel en otros lugares.

¿Fue eso lo que lo movió a venir a un equipo de la segunda división alemana?

Sí, pero también se mezclaron otras cosas. Por un lado, el proyecto del 1860 Múnich, que me interesó; poder jugar de local en la Allianz Arena me entusiasmó. Por otra parte, mi deseo de jugar fútbol en el país de donde vienen mis ancestros también me motivó. Después de haber estado en grandes clubes como el Real Madrid o el Mónaco, y de haber jugado junto a grandes nombres del fútbol internacional, no fue fácil tomar una decisión como esta de venir a pelear por el ascenso. Pero la Bundesliga me llamaba la atención, y quería aprovechar la oportunidad.

A usted lo formaron como defensor central, pero ahora juega de lateral derecho, ¿dónde se siente mejor?

Mi posición siempre fue la de defensor central, pero en Alemania se pone allí a futbolistas altos y fuertes, en especial en la segunda división, donde hay mucho juego directo y de contacto. Bajo estas circunstancias, yo me siento mucho mejor en la Bundesliga como lateral derecho. La temporada pasada me fue muy bien allí, y en esta también estoy contento con mi progreso. Pienso que es allí donde está mi futuro.

Hablando de futuro, ¿dónde se ve a la vuelta de un par de temporadas?

Mi idea es jugar pronto en la primera división de la Bundesliga, algo que necesito para poder tener más posibilidades de cumplir mi sueño de integrar la selección nacional de Uruguay. Yo vine a Alemania para hacer eso realidad, y estoy trabajando duro en ello.

DW recomienda