El Salvador: forcejeo por el poder | América Latina | DW | 11.03.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

El Salvador: forcejeo por el poder

Los comicios legislativos y municipales salvadoreños de este 11 de marzo han sido percibidos como una nueva medición de fuerzas entre dos visiones políticas históricamente opuestas, la del FMLN y la de la derecha.

Las elecciones legislativas y municipales de El Salvador, celebradas este domingo (11.3.2012), han sido percibidas, dentro y fuera del país centroamericano, como una nueva medición de fuerzas entre dos visiones políticas históricamente opuestas: la de izquierda popular, defendida por el partido de Gobierno, Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), y la de la derecha empresarial, representada por la opositora Alianza Republicana Nacionalista (ARENA). Otros vieron los comicios como una suerte de referendo en torno a la gestión del presidente Mauricio Funes.

Funes, el primer mandatario de izquierda en la historia de El Salvador, llegó al poder en 2009 sobre los hombros del FMLN y del electorado que aspiraba ver solucionados problemas crónicos como los altos índices de desempleo y violencia criminal. Pero, así como perdió la confianza en ARENA, que había gobernado el país durante dos décadas –hasta el triunfo del FMLN–, la población parece estar perdiendo la paciencia con Funes, que ocupa la presidencia desde hace poco más de dos años. Esta fatiga puede explicar la transformación del partido conservador Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA) en la tercera fuerza política de El Salvador.

Mano a mano por el poder

Wahlen auf kommunaler Ebene in El Salvador Mauricio Funes

Mauricio Funes, presidente de El Salvador.

La campaña proselitista no ha sido fácil para el partido de Gobierno; algunos analistas apostaron desde temprano a que el FMLN perdería puestos en el Congreso y, en consecuencia, puntos de apoyo para sus políticas. Algunos miembros del FMLN ya se habían quejado de que al Gobierno se le dificultaba responder con celeridad y eficacia a las necesidades de los salvadoreños debido a la resistencia que sus mociones encontraban en el Parlamento. Una mayoría simple sólo se consigue acaparando 43 de sus escaños y, hasta ahora, el FMLN contaba con 35 diputados.

Estadísticas aparte, está por verse hasta qué punto las diferentes facciones están dispuestas a colaborar para sacar al país de la crisis en que se halla. La violencia es uno de sus problemas principales, pero está lejos de ser el único. Según los expertos de las Naciones Unidas, El Salvador es una de las naciones más violentas del mundo; su tasa de homicidios –70 por cada 100.000 habitantes– es mayor que la de Irak y Afganistán. Y el récord diario de asesinatos ha subido de 11 a 13 desde finales de 2011.

Wahlen auf kommunaler Ebene in El Salvador 2012

Se esperaba que 4,6 millones de salvadoreños votaran este 11 de marzo.

Con 5,7 millones de habitantes y una superficie territorial de 21.000 kilómetros cuadrados, El Salvador es un país superpoblado y afligido por la falta de empleo. La continuidad de las políticas sociales del Gobierno y sus inversiones en la reconstrucción de infraestructura dañada por factores climáticos de diversa índole dependen de préstamos internacionales y esas transferencias de recursos económicos pueden verse obstaculizadas si los opositores optan por no cooperar con el Gobierno.

Este forcejeo por el poder hizo que, antes de comenzar los comicios, se hayan registrado conatos de violencia política y acusaciones mutuas de “intenciones de fraude electoral” entre los partidos más grandes. Este 11 de marzo, el presidente del Tribunal Supremo Electoral, Eugenio Chicas, dijo que 4,6 millones de ciudadanos votarían en 1.148 centros para renovar a 84 diputados y 262 alcaldes. Antes de los comicios, empresas encuestadoras pronosticaban que habría un empate técnico entre el FMLN y Arena en el Congreso, y que ARENA conservaría el control de la capital del país, San Salvador, con Norman Quijano como alcalde.

Partidos bajo la sombra del pasado

Wahlen auf kommunaler Ebene in El Salvador Norman Quijano

Norman Quijano (ARENA), actual alcalde de la capital del país, San Salvador.

Tanto ARENA como el FMLN fueron creados antes de 1980, cuando comenzó la guerra civil salvadoreña. Sus representantes firmaron pactos conciliatorios y pusieron fin al conflicto armado el 16 de enero de 1992, tras constatar que ninguna de las partes saldría victoriosa del enfrentamiento.“El FMLN renunció a su sueño socialista y el Gobierno de turno, a seguir apuntalando la dictadura de los militares”, dijo a Deutsche Welle la politóloga Heidrun Zinecker a pricipios de febrero, poco después de celebrarse los veinte años de paz en el país latinoamericano.

De ser enemigos, ARENA y el FMLN pasaron a verse como adversarios políticos. No obstante, la relación entre ambos sigue estando viciada por sucesos del pasado. ARENA llevó las riendas de El salvador entre 1989 y 2009. El FMLN perdió tres comicios presidenciales consecutivos desde su reconocimiento como partido político; sin embargo, cada tres años, fue ganando terreno en las elecciones de alcaldes y diputados. Fue así como, en marzo de 2009, la otrora organización guerrillera venció a ARENA en las urnas y llevó a su candidato, Mauricio Funes, a la presidencia.

Wahlen auf kommunaler Ebene in El Salvador Jorge Schafik Handal

Jorge Schafik Handal, candidato del FMLN a la alcaldía de San Salvador.

Los últimos sondeos dejaban entrever que las fuerzas de ARENA y el FMLN estaban parejas, sobre todo a escala legislativa. Las encuestas pronosticaban que ARENA y el FMLN obtendrían alrededor de 35 diputados, cada uno –en conjunto, 70 de los 84 diputados que componen el pleno–, sugiriendo que las 14 plazas restantes en el Parlamento serían repartidas entre otros seis partidos y un grupo de aspirantes independientes que competían por primera vez. Algunos observadores daban por sentado que GANA obtendría hasta 9 diputados.

Ya el 7 de marzo, cuando culminó la campaña electoral, muchos juraban saber a quién favorecerían los votos a escala municipal: se daba por seguro que ARENA ganaría en San Salvador, que el FMLN vencería en Nueva San Salvador y que GANA terminaría gobernando en San Miguel; esas son las ciudades más importantes del país. El vertiginoso ascenso de GANA –una organización que se describe como de “derecha popular”, constituida por ex miembros de ARENA– es una novedad en el ámbito político salvadoreño, dominado durante años por dos facciones polarizantes.

Autor: Evan Romero-Castillo

Editora: Claudia Herrera Pahl
Editora: Claudia Herrera Pahl

DW recomienda