1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

El súbito deshielo

La reanudación del diálogo entre la OTAN y Rusia, anunciada durante la cumbre ministerial de Bruselas, motiva reflexiones en la prensa europea de este viernes.

default

La secretaria de Estado Hillary Clinton en Bruselas.

El periódico londinense The Times dice sobre los resultados de la cumbre ministerial en la capital de la Unión Europea: “La decisión de la OTAN en cuanto a reanudar el diálogo de alto nivel con Rusia se enmarca en el pragmatismo y la sensatez. La secretaria de Estado Hillary Clinton lo formuló de manera clara. La respuesta positiva de Rusia era previsible. La volubilidad de Moscú ha disminuido notablemente desde la caída de la coyuntura mundial y del precio del petróleo, factores que han afectado a la economía rusa. La nueva disposición rusa al diálogo también se manifiesta desde hace tiempo en la política para Afganistán. Esta semana, un convoi de la OTAN pasó por territorio ruso. Rusia teme por la inestabilidad en el sur de país al igual que la Alianza Atlántica. Moscú también comparte con Occidente la decisión de impedir que Irán posea una bomba atómica.”

El súbito deshielo

Desde Berlín, el diario Neues Deutschland opina lo siguiente: “El retorno a la normalidad es recibido en Moscú como una ‘victoria del sentido común' y de hecho es una condición para resolver problemas urgentes en cuanto a la política de seguridad. Cuánto durará el súbito deshielo en la relación bilateral, es cosa que no se puede aún determinar. Hillary Clinton dijo ayer que la puerta de la OTAN permanece abierta de par en par a países como Georgia y Ucrania. Es difícil que ello sea bien recibido en Moscú.”

Gesto contraproducente

También en la capital alemana, el Tagesspiegel analiza las cosas desde otra perspectiva: “Los contactos bilaterales fueron rotos por Occidente el 19 de agosto de 2008, luego de que tanques rusos ingresaran a territorio georgiano. Este gesto, típico del estilo Bush, se demostró contraproducente; quien interrumpe el diálogo cierra los oídos a las razones de la contraparte. La respuesta fue apresurada. Entre tanto ha quedado en claro que en este conflicto Georgia no anduvo libre de culpa. Todo ello convierte a Moscú en un interlocutor complicado; pero ello es mejor a un enemigo.”

Una OTAN sin armas

En Varsovia, el Gazeta Wiborcza ofrece la perspectiva polaca: “Poco es lo que ha cambiado desde agosto pasado. Soldados rusos siguen estacionados en algunos puntos de Abjazia y Osetia del Sur, que se separaron de Georgia y fueron reconocidas por Rusia. Moscú no renuncia a la idea de poseer una zona de influencia en Ucrania. Así, la interrupción del diálogo entre la OTAN y Rusia no condujo a nada. No puede ser que la única arma de la alianza de defensa más fuerte del mundo, fundada hace 60 años, sea una serie de gestos vacíos.”

DW recomienda