El republicano Mitt Romney, a la cabeza de las primarias en EE. UU. | El Mundo | DW | 01.02.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

El republicano Mitt Romney, a la cabeza de las primarias en EE. UU.

La victoria del republicano Mitt Romney en Florida lo volvió a colocar hoy al frente de la carrera por la candidatura presidencial en EE. UU., si bien ésta promete alargarse.

El republicano Mitt Romney festeja la victoria en el Estado de Florida.

El republicano Mitt Romney festeja la victoria en el Estado de Florida.

Romney cumplió el martes todos los pronósticos y se impuso en Florida con el 46,4 por ciento de los votos. Una diferencia enorme con su máximo rival y segundo en la carrera floridana, Newt Gingrich, quien sólo logró el 31,9 por ciento de los votos.

Muy por detrás quedaron los otros dos aspirantes aún en liza, Rick Santorum (13,4 por ciento) y Ron Paul (7 por ciento). La victoria en Florida es clave para Romney. No sólo por el gran número de delegados que implica –cincuenta-, sino porque ponen al multimillonario de nuevo a la cabeza de una carrera republicana que hasta hoy había estado demasiado repartida, con tres victorias distintas en sendas contiendas internas.

Rommney, seguro de la victoria en presidenciales

Tras Florida, Romney suma 84 votos de delegados de cara a la convención republicana que el próximo agosto proclamará al candidato oficial del partido opositor para tratar de arrebatarle la presidencia al demócrata Barack Obama en noviembre. Aunque este número está muy lejos aún de los 1.144 votos que necesita un aspirante para hacerse con la candidatura republicana, los votos añadidos hoy en Florida le dan una fuerte ventaja a Romney frente a Gingrich, quien, por el momento, sólo suma 27 delegados. Paul cuenta con diez y Santorum con ocho, recordó la cadena CNN.

Tras una campaña en Florida marcada por fuertes ataques, sobre todo entre Romney y Gingrich, el ex gobernador de Massachusetts agradeció hoy al estado costero la "gran victoria" lograda y aprovechó para apelar a la unidad de su partido en lo que queda de primarias internas y, sobre todo, de cara a las presidenciales de noviembre. "Nuestras primarias no nos dividen. Nos preparan, y vamos a ganar", aseguró Romney. "El nuestro será un partido unido con un billete ganador para Estados Unidos (...) Estoy listo para liderar este partido y para liderar a nuestra nación", prometió.

Tampoco ahorró esfuerzos en atacar a Obama y distanciarse de él. "Hace tres años,

Romney y su esposa Ann en Tampa.

Romney y su esposa Ann en Tampa.

un recién elegido Obama dijo que si no lograba darle la vuelta a la economía en tres años, afrontaría un solo mandato. Y estamos aquí para recordárselo", proclamó Romney. "Obama y yo tenemos visiones muy diferentes para el país", subrayó el millonario ex empresario, aludiendo así una de las principales críticas que le han hecho los que consideran -incluidos Gingrich y Santorum- que su candidatura sería demasiado parecida a la del mandatario demócrata como para lograr vencer a Obama.

“Aún quedan 46 estados”

Pero en un tono mucho más combativo, Gingrich aprovechó hoy su discurso tras conocer los resultados no sólo para asegurar que seguirá en la carrera republicana, sino para volver a acusar a Romney de ser un "moderado" demasiado parecido al actual inquilino de la Casa Blanca. "Florida hizo algo muy importante", aseguró Gingrich. "Ahora está claro que ésta va a ser una carrera de a dos entre el líder conservador Newt Gingrich y el moderado de Massachusetts". Asimismo, reiteró que no tirará la toalla y, demostrativamente, desde el podio en el que habló se alzaba un cartel que declaraba: "Aún quedan 46 estados", en referencia a la larga carrera interna republicana que resta hasta agosto.

Newt Gingrich, otro de los republicanos en carrera en las internas de EE. UU.

Newt Gingrich, otro de los republicanos en carrera en las internas de EE. UU.

"Quiero asegurarles: vamos a luchar en todos los lugares y vamos a ganar, y estaré en Tampa (sede de la convención republicana) como el nominado en agosto", proclamó Gingrich. Sólo Romney y Gingrich se habían quedado la noche del martes en Florida para conocer los resultados. Tanto Santorum como Paul, conscientes de que este estado suponía de antemano una batalla perdida, habían trasladado ya sus respectivas campañas a la próxima etapa de la carrera republicana: los caucus - asambleas informales en colegios, iglesias o casas privadas- que este sábado se celebrarán en Maine y Nevada.

Desde Las Vegas, Nevada, Santorum trató de dar una lectura diferente a los resultados de Florida, asegurando que éstos demuestran que el único verdadero "conservador" de la contienda republicana con posibilidades de éxito es él. "Me siento muy bien por el hecho de que la gente esté viendo ahora que solamente hay un conservador elegible en esta carrera", dijo Santorum, para quien Gingrich, el otro autoproclamado "conservador" de la batalla interna, "ya tuvo su oportunidad" en Carolina del Sur, el único estado donde logró una victoria.

Según reportes, Gingrich había tratado de convencer a Santorum para que se retirara y le diera su respaldo, tal como ya hizo el gobernador de Texas, Rick Perry, cuando se bajó de la carrera republicana justo antes de los comicios de Carolina del Sur. Pese a que es el único aspirante que todavía no ha logrado ganar una sola de las elecciones republicanas celebradas hasta la fecha, Ron Paul, que también se encuentra ya en Nevada, dejó claro hoy que tampoco piensa abandonar una carrera que promete alargarse aún.

DPA
Editora: Cristina Papaleo

DW recomienda