1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

El que fuera "mejor policía del mundo" toma posesión como vicepresidente de Colombia

Óscar Naranjo, cuyo nombramiento fue aprobado el miércoles en el Congreso, reemplaza a Germán Vargas Lleras, que renunció al cargo el 14 de marzo para postularse como candidato en las elecciones presidenciales de 2018.

El exdirector de la Policía de Colombia y general retirado Óscar Naranjo, nombrado en 2010 "mejor policía del mundo" por Canadá, asumió este jueves como vicepresidente de su país con la premisa de consolidar la implementación del acuerdo de paz con las FARC. "Su presencia en la Vicepresidencia da confianza a los colombianos y nos da confianza a mí y a todo el Gobierno que estamos listos para trabajar con usted en los temas cruciales que hoy pongo a su cargo", afirmó el presidente Juan Manuel Santos al jurar el cargo Naranjo.

Tras destacar la larga trayectoria del nuevo vicepresidente, con quien trabajó durante su época en la Policía y luego como ministro consejero de la Presidencia para el Posconflicto, Derechos Humanos y Seguridad, Santos resaltó que la presencia de Naranjo en las negociaciones que llevaron al acuerdo de paz con las FARC dio "garantía" y "tranquilidad" a los colombianos. "El general Naranjo es un gran policía -fue distinguido en su momento como el mejor policía del mundo-, pero ante todo es un gran ser humano, con profundos valores democráticos y una inmensa voluntad de servicio al país", sostuvo el gobernante.

Aunque dedicó casi toda su vida a la lucha contra el narcotráfico y los grupos ilegales dando importantes golpes que lo hicieron acreedor por primera vez en la historia de Colombia del título de general de cuatro soles, Naranjo tiene ahora como único objetivo consolidar el fin del conflicto en los 17 meses que restan de gobierno antes de las elecciones.

Una vida dedicada a la Policía

El ahora vicepresidente de 60 años nació en Bogotá en el seno de una familia en la que la Policía hacía parte fundamental. Su padre, quien fue un alto oficial de la institución, trabajó en diversas regiones del país y sembró en Óscar, su hijo mayor, el amor por el servicio. Naranjo comenzó su carrera en inteligencia, la cual fue fundamental en la lucha del Estado contra el narcotráfico y en la persecución de grandes capos de la droga como Pablo Escobar.

Siendo agregado policial en Londres, a adonde llegó por orden del expresidente Andrés Pastrana (1998-2002), recibió un llamado del también exmandatario Álvaro Uribe (2002-2010) para ser director de la Policía de Cali, capital del departamento de Valle del Cauca (suroeste), una zona golpeada por el conflicto armado interno.

De la lucha contra las FARC a las conversaciones en La Habana

De allí pasó en 2003 a la dirección de la Policía Judicial (Dijín), dos años después ascendió a general y en 2007 Uribe lo nombró director General de la Policía Nacional, cargo en el que fue una de las cabezas de operaciones exitosas contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), como la muerte de los líderes guerrilleros "Raúl Reyes" y "Mono Jojoy".

Naranjo presentó en 2012 y tras 36 años de servicio su carta de renuncia y pasó a dirigir el Instituto Latinoamericano de Ciudadanía del Sistema Tecnológico y de Educación Superior de Monterrey, y a asesorar al Banco Interamericano de Desarrollo y al Gobierno de

México. Estando allí, Santos abrió un espacio para Naranjo en la mesa de diálogos que entabló a finales de ese año con las FARC en Cuba y desde ese momento se convirtió en parte fundamental de la negociación.

LGC (dpa/EFE)

DW recomienda