El proyecto Yasuní ITT se discute en Alemania | América Latina | DW | 24.05.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

El proyecto Yasuní ITT se discute en Alemania

En vez de explotar los enormes yacimientos de petróleo del Parque Nacional de Yasuní, Ecuador busca apoyo de la comunidad internacional para preservar un bosque estratégico a nivel mundial por su diversidad biológica.

default

El bosque tropical de mayor biodiversidad.

Podría decirse que es una especie de Arca de Noé. El Parque Nacional de Yasuní, situado al noreste de Ecuador, es considerado el bosque tropical de mayor biodiversidad del planeta por su enorme riqueza animal y vegetal. Comprendido por un territorio boscoso de un millón de hectáreas, tan sólo en una de ellas crecen 300 distintas especies de árboles. Pero también alberga una gran diversidad de peces, repitles, pájaros y mamíferos y se estima que en cada hectárea coexisten unas 100.000 especies de insectos.

Declarado Reserva de la Biósfera por la UNESCO en 1989, su unicidad tal vez se deba a que es el punto donde coincide la Coordillera de los Andes con la Amazonía. Este tesoro natural es hogar del pueblo de los Huarorani, y en su subsuelo se encuentran enormes yacimientos petrolíferos, cuya explotación ha ido desplazando a sus habitantes de sus territorios ancestrales.

Yasuni Projekt Ecuador Huaorani

El pueblo Huarorani, en peligro de extinción.

El petróleo se habrá agotado en 30 años

“El proyecto Yasuní ITT ha sentado ya un ejemplo mundial incluso para las organizaciones ecologistas”, afirma el Profr. Manfred Niekisch, presidente de la Sociedad de Ecología Tropical, con sede en Fráncfort del Meno, en conversación con Deutsche Welle. “Quien conoce esta región y sabe cómo se veía hace veinte años y cómo se ve hoy en día, le resulta inevitable entristecerse al ver cómo se ha destruído la zona, y más si se piensa que se está destruyendo por recursos fósiles que estarán agotados dentro de unos 30 años” afirma.

Ecuador, que batalla también para preservar las Islas Galápagos, propuso dejar sin explotar el principal campo de sus reservas petroleras denominadas Yasuní-ITT a cambio de aportaciones de países industralizados.

Yvonne A-Baki, jefa de las negociaciones del proyecto Yasuní-ITT, ha llegado a Berlín al frente de una delegación de expertos con el objetivo de ganar apoyos. A-Baki se reunirá con diputados, miembros de fundaciones, de bancos y empresas alemanas. Alemania, que apoyó la iniciativa inicialmente, la retiró con la llegada del Partido Liberal (FDP) al Gobierno de Berlín. “Alemania es para nosotros un país líder. Si éste país nos apoya y queremos que lo haga, otros países en Europa seguirán el ejemplo. Espero que comprendan que ésta no es una donación a Ecuador sino que es una acción de corresponsabilidad ante el calentamiento global”, afirma A-Baki.

Botschafterin Ivonne A- Baki Ecuador Deutschland

La embajadora Ivonne A- Baki, jefa de las negociaciones.

Queremos el apoyo de Alemania

La no explotación de las reservas petroleras de Yasuní ITT, unos 859 millones de barriles de crudo, evitaría lanzar a la atmósfera 400 millones de toneladas de CO2, una cantidad según expertos, equivalente a las emisiones anuales de Francia o Brasil. A cambio, Ecuador pide a la comunidad internacional el equivalente a la mitad de las utilidades que recibiría si explotara dichas reservas de crudo, unos 3.500 millones de dólares en los próximos 13 años.

Las aportaciones son muchas y muy diversas. Desde las aportaciones simbólicas de Chile y Perú de 100.00 euros cada uno, hasta el millón de euros donado por España o los 35 millones de deuda canjeada por Italia. Según A-Baki ya casi suman los 40 millones de euros. “Ojalá y a finales de año tengamos más de 100 millones de euros que es lo que nos hemos propuesto reunir”, afirma.

Por su parte el asesor técnico, Carlos Larrea, que ha acompañado el proyecto desde 2007, señala que, aunque históricamente Ecuador es uno de los países que mejor ha conservado su gigantesca biodiversidad, particularmente en la selva amazónica, pese a ello "está afectado por una de las tasas más altas de deforestación de América del Sur, como consecuencia de la actividad petrolera que se intensificó en los años70”. Según el experto, si el proyecto Yasuní-ITT logra obtener apoyos, serviría como modelo para, en un plazo de 30 años, frenar la deforestación a nivel nacional.

Yasuni Projekt Ecuador Öl Zwischenlager

Reservas de unos 859 millones de barriles de crudo.

Alemania reactivará la iniciativa

El Partido de Los Verdes alemán exige al Gobierno de Berlín que cumpla su promesa de destinar 40 millones de euros al año al proyecto Yasuní, según aseguró inicialmente la canciller Angela Merkel al Gobierno de Rafael Correa. Con la llegada de los liberales a la coalición gobernante el actual ministro del Medioambiente, Dirk Niebel, dio marcha atrás al apoyo prometido. “Para nosotros fue un cambio inesperado y desafortunado, pues el gobierno alemán ya había anunciado que participaría en la iniciativa”, afirma el Profr. Niekisch. El experto que envió una carta de protesta a Niebel, señala que entre tanto, el ministro le ha asegurado que reactivará la iniciativa.

El proyecto, que será administrado por un fondo supervisado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), es parte de 40 fondos que existen en distintas regiones del mundo que cuentan con financiamiento internacional. “Ninguno ha sido escrutinado como lo ha sido éste. Ha sido revisado por académicos, grupos medioambientaleistas e incluso por nosotros. Es una propuesta muy sólida”, dice Bisrat Aklilu, cordinador ejecutivo del PNUD. El experto señala que el fondo será manejado por un comité integrado por miembros del gobierno ecuatoriano, representantes de habitantes de la zona, de otros países, de la sociedad civil y del PNUD. “Si llegara a haber un cambio en la decisión de no explotar los recursos petroleros en su subsuelo, los campos ITT, hay una garantía de que se devolvería el dinero a los contribuyentes individuales”, señala el funcionario.

Autora: Eva Usi
Editor: José Ospina-Valencia

DW recomienda