El presidente alemán condena crímenes neonazis | Alemania | DW | 17.11.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

El presidente alemán condena crímenes neonazis

El presidente alemán, Christian Wulff, condenó la serie de asesinatos de trasfondo neonazi cometidos contra inmigrantes de origen turco y griego. El jefe de Estado advirtió que hay muchas interrogantes abiertas.

default

El presidente alemán al recibir el Premio Leo Baeck.

El presidente alemán, Christian Wulff, recordó los trágicos asesinatos en serie que conmocionaron al país el fin de semana pasado al recibir el Premio Leo Baeck del Consejo Central de los Judíos en Alemania. El premio, que se otorga desde 1957, honró el compromiso del jefe de Estado con Israel y con la comunidad judía. Wulff visitó el 27 de enero el memorial de Auschwitz con motivo del 66 aniversario de la liberación del campo de exterminio. En noviembre de 2010, con apenas unos meses de ocupar el cargo, Wulff llegó a Israel en una visita de Estado.

Durante su discurso el presidente alemán abordó ampliamente el asesinato en serie cometido por supuestos neonazis entre el 2000 y 2007, que culminó con la muerte a mansalva de una policía mujer en la localidad de Heilbronn. “Todavía no se sabe a ciencia cierta cuántas personas resultaron afectadas. Debemos preguntarnos si nuestro país ha hecho justicia a las víctimas y a sus familiares, y si los protagonistas de los grupos de extrema derecha son suficientemente vigilados”, dijo. Las palabras del mandatario aludieron a deficiencias de las fuerzas de seguridad.

"Defenderemos la apertura"

El jefe de Estado germano destacó que el asunto es responsabilidad de la sociedad en su conjunto. “¿Nos hemos dejado confundir por los prejuicios?” Interrogó el mandatario y volvió a preguntar: “¿Cómo podemos estar seguros de que el Estado cumple en todas las áreas con su obligación de otorgar protección? No podemos quedarnos mudos frente a los familiares de las víctimas”, advirtió Wulff.

“Alemania se beneficia de una actitud abierta al mundo y continuaremos en este camino y lo defenderemos de todos aquellos que conjuran el miedo a lo extraño y lo diferente a nosotros”, aseguró Wulff. Según el mandatario todos los ciudadanos están en la obligación de impedir de manera consecuente todo ataque potencial.

Wulff destacó la necesidad de crear un clima que no tolere las difamaciones generalizadas, pues, dijo, ése es el campo de cultivo de la violencia. El mandatario recordó el artículo 3 de la Constitución germana que prohibe la discriminación por raza, sexo, origen, lengua o por convicciones políticas o religiosas. “Tampoco se puede discriminar a alguien por tener una discapacidad”, añadió.

Críticas a los medios

El presidente del Consejo Central de los Judíos en Alemania, Dieter Graumann, también mencionó la serie de asesinatos. Graumann criticó que los medios aludieran el caso como “Döner-Morde” (Asesinatos de Döner), aludiendo a la especialidad turca Döner Kebab, por haber sido la mayoría de las víctimas turcos que manejaban un local de comida rápida.

El presidente alemán recibirá a los familiares de los inmigrantes asesinados. Se sospecha que los supuestos asesinos eran integrantes de una célula desenmascarada el pasado fin de semana. Wulff invitó al Palacio de Bellevue en Berlín a los familiares de las víctimas de los diez asesinatos que se atribuyen a un trío de neonazis.

Autor: Marcel Fürstenau/ EU
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda