1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

El precio del cambio climático

El peruano Luciano Lliuya exige que la empresa alemana RWE contribuya económicamente a paliar los daños ocasionados por la desglaciación en su país. ¿Se sentará un precedente? DW habló con la ONG alemana que lo asesora.

La laguna Palcacocha, en Perú.

La laguna Palcacocha, en Perú.

El peruano Saúl Luciano Lliuya ha asumido la batalla contra “Goliat”: mediante una carta de reclamo, el agricultor le ha exigido al consorcio energético alemán RWE que contribuya a financiar los mecanismos necesarios para luchar contra el derretimiento de los hielos andinos.

Lliuya vive en la ciudad de Huaraz, ubicada en la Cordillera Blanca, en el norte de los Andes peruanos. Desde 2003, el tamaño de la cercana laguna Palcacocha se ha cuadruplicado como consecuencia del derretimiento de los glaciares. Los 55.000 huaracinos temen que la represa de la laguna colapse y ocasione un aluvión que inundaría su ciudad y tierras de cultivo.

En entrevista con DW, Christoph Bals, director político de la organización medioambiental alemana Germanwatch, cuenta que algunos de sus representantes se reunieron con Luciano Lliuya en el marco de la COP 20, que se celebró en Lima en diciembre de 2014, luego de que Lliuya les solicitara respaldo especializado.

RWE, el mayor emisor de CO2 en Europa

Bals asegura que RWE es una de las empresas que más contribuye con el calentamiento global y que, por lo tanto, debe asumir co-responsabilidad por el derretimiento de los glaciares. Según informaciones de Germanwatch, ninguna otra compañia emite tantos gases de efecto invernadero en Europa como este gigante energético.

Germanwatch calcula que, desde el comienzo de la revolución industrial, RWE ha generado cerca del 0,5 por ciento de las emisiones de anhídrido carbónico (CO2). Luciano Lliuya exige que la firma alemana costee el 0,5 por ciento de las medidas de seguridad necesarias para proteger a la laguna Palcacocha de los deshielos. El monto simbólico de alrededor de 20.000 euros serviría para reforzar la represa y el drenaje del lago.

El cambio climático provoca el derretimiento de los glaciares andinos.

El cambio climático provoca el derretimiento de los glaciares andinos.

Si bien el agricultor peruano también habría podido demandar apoyo financiero a otras empresas energéticas contaminadoras, el director político de Germanwatch sostiene que la decisión de Lliuya tiene que ver con que es asesorado por una organización no gubernamental (ONG) alemana.

Caso inédito

Según Roda Verheyen, la abogada de Luciano Lliuya, su reclamo constituye un caso inédito. “Tanto en el plano moral como en el legal, mi cliente está en su derecho. El cambio climático no es un asunto que competa solamente a Gobiernos y políticos, porque esto significaría, por ejemplo, que a mi cliente no le quedaría otra opción más que sentarse a esperar a que otros destruyan su existencia”, indica Verheyen.

A RWE se le ha dado tiempo hasta el 15 de abril para pronunciarse sobre este reclamo. De recibir una respuesta negativa, el peruano demandaría al consorcio ante un tribunal alemán. Sabine Jeschke, portavoz de RWE, señaló que la empresa aún no ha recibido la carta de Lliuya y que no iba a comentarla mientras desconociera el contenido de la misiva. “Es una táctica para tranquilizar a la prensa”, dice Roda Verheyen a DW. La abogada asegura tener el comprobante de que la carta fue recibida el pasado viernes (13.03.2015).

Un alto precio político y económico

Según la jurista alemana, si RWE acepta pagar los 20.000 euros, correría el riesgo de que cientos de miles de personas siguieran el ejemplo del peruano. No obstante, si se niega a contribuir con el financiamiento de las medidas de protección contra el deshielo, existe la posibilidad de que se siente un precedente judicial. En ese caso, el precio político y económico sería inmenso.

“No es un caso fácil, pero para mi cliente representa la oportunidad de llamar la atención hacia su desastrosa situación. No puede ser obligado a esperar a que su casa se inunde. Él no tiene la culpa del calentamiento global”, señala Roda Verheyen. Por su parte, Christoph Bals subraya que “la economía de mercado no puede funcionar si los causantes de riesgos, socializan estos riesgos, pero privatizan las ganancias”. Está por verse quién vencerá, David o Goliat.