1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

El polvorín Dejagah

Un temperamental y joven jugador alemán de origen iraní ha desatado enorme discusión al negarse a viajar a Israel. Lo que muchos suponen un acto antisemita podría, sin embargo, tener otros motivos.

default

Ashkan Dejagah (de azul), jugó para el Hertha Berlin.

No es un jugador cualquiera. Ashkan Dejagah es un prometedor mediocampista de la Bundesliga. Del 2000 al 2007, este creativo de 21 años de edad y 1,81 metros de estatura jugó para el Hertha de Berlín, donde destacó con un estilo espectacular y explosivo. Tanto, que llegó a ser parte de la selección alemana Sub-21 y fue traspasado al Wolfsburg.
Ashkan Dejagah - Fußballer

Dejagah es un habilidoso mediocampista.



Líos con la justicia

Su cotización en el mercado futbolístico es discreta: apenas un millón y medio de euros. Pero eso no refleja la perspectiva –aparentemente brillante- que se posa frente al joven deportista. El propio Dieter Höneß, gerente del Hertha, estableció que la carrera del mediocampista “apenas comienza”.

Pero así como exhibe momentos de genialidad futbolística, a Dejagah lo acompaña un lado oscuro. El chico nacido en Teherán, por ejemplo, ha tenido constantes líos con la justicia alemana. El último de ellos culminó en una multa de 40.000 euros e incautación temporal del carné para conducir, por darse a la fuga luego de un accidente y no contar con seguro automovilístico.

El joven se ausentó a una audiencia del proceso, llevada a cabo el pasado mes de diciembre,y por ello debió pasar una noche tras las rejas. Por episodios como éstos, y por su explosivo temperamento, Dejagah es conocido no sólo por su talento, sino también como ave de todas las tempestades dentro de la liga alemana de fútbol.

02.06.06 journal inteview zwanziger

Theo Zwanziger: "No permitiremos boicot".



Hasta aquí la historia podría parecer normal. Dejagah, después de todo, creció en Wedding, barrio bravo de Berlín donde para sobrevivir hay que golpear y gritar antes que nadie. También hay que tatuarse mucho. Nueve insignias son las que el mediocampista lleva pegadas de modo indeleble en el cuerpo; dos de ellas ilustran la contradicción: la del brazo derecho, que dice “Teheran”, y la del izquierdo, “Berlin”.

¿Boicot contra judíos?

El estereotipo del chico que triunfa pese a sí mismo y a sus orígenes, empero, está en peligro de desvanecerse. Dejagah se niega a viajar con la selección alemana Sub-21 para el partido que ésta disputará contra su similar de Israel, el próximo día 12. “Tengo motivos muy personales para no ir”, dice, y agrega: “Todo mundo sabe que soy iraní”.

Hay quienes ven ya en estas breves palabras signos antisemitas. Entre ellos está nada menos que el Consejo Central de Judíos en Alemania : « Es impensable e imposible que un jugador de selección nacional comience un boicot contra judíos. Sería escandaloso que tal comportamiento no fuera sancionado», dijo Dieter Graumann, vocero de la organización, al semanario Der Spiegel.

Las reacciones en la Federación Alemana de Fútbol y en el Wolfsburg estuvieron marcadas por la cautela. El dirigente federativo, Theo Zwanziger, dijo que “el entrenador me mencionó una serie de factores que caen en la esfera personal, y lo respeto. Pero no toleraremos que un jugador nacional alemán falte a un partido debido a su visión del mundo”.

Mahmud Ahmadinedschad

Ahmadineyad: prohibición a atletas iraníes.



La otra versión

Así que podría haber otros factores tras la negativa. El gobierno de Mahmud Ahmadineyad ha prohibido que los deportistas iraníes participen en competencias contra atletas de Israel.

Y aunque su familia directa vive en Alemania, Dejagah aún tiene muchos parientes en Irán. La negativa a viajar a Israel podría responder al temor por represalias directas o indirectas.

Pero esto, como cualquier otra versión, es especulativa y deberá esclarecerse pronto. Con razón o sin ella, el mediocampista ha desatado con sus parcas declaraciones un polvorín político de mecha muy corta. Dejagah tiene muchas cosas, entre ellas su historial y el tiempo, en contra.