1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ecología

El pescado no es basura

Un millón de toneladas de pescado se tira anualmente por la borda en el Mar del Norte, según un estudio de la organización ecologista WWF.

default

"Pesca accesoria" de las profundidades: saqueo evitable.

El cetáceo se retuerce en una lucha agónica y sin sentido contra la red. La tortuga de mar intenta desprenderse sin éxito del anzuelo. Tampoco un pez encuentra la salida que lo salve de las traicioneras mallas. Son víctimas de la "captura accesoria", los "daños colaterales" de la guerra contra los peces.

Pero las escenas no discurren, excepcionalmente, en el mar, sino en el marco de una "performance" en una piscina pública de Berlín con una pared de vidrio, a través de la cual el público y la prensa pueden seguir el macabro espectáculo. Buzos y artistas protestan, junto con la organización ecológica WWF, contra la captura accesoria en la pesca industrial y exigen la prohibición de la práctica de pescar y tirar. Pues la pesca accesoria es una de las causas principales del saqueo de los mares y oceános, dice el WWF.

Tauch Event Berlin WWF Klaus Behnisch

"Performance" del WWF en Berlín: "llamar la atención sobre una situación insostenible".

La pesca accesoria no se ve. Tiene lugar en alta mar. Con la acción bajo agua, el WWF quiere llamar la atención sobre la "locura cotidiana de la pesca". Año tras año caen víctimas de esa práctica varios millones de tiburones y unas 250.000 tortugas de mar. Para la organización ecologista, la pesca accesoria es una increíble dilapidación y una de las mayores amenazas para muchos animales marinos.

Un tercio de la captura se tira al mar

Particularmente alarmante es la situación en el Mar del Norte. Según el WWF, nada menos que un tercio de la captura se tira nuevamente por la borda: un millón de toneladas por año de pescado y otros animales marinos.

Rochen

Trampa mortal para una raya.

Por cada kilo de lenguado en la pescadería se tiran al mar seis kilos de otros animales marinos y por cada kilo de bogavante noruego, cinco kilos.

En la mayoría de los casos se trata de pescados demasiado pequeños o para los que ya no hay cuota. Cuán absurda es la situación lo demuestra un ejemplo de Escocia. A pesar de que la cuota hace tiempo que está agotada, los barcos que pescan varias especies a la vez, atrapan una y otra vez abadejos. Como no se pueden vender, se tiran muertos de vuelta al mar. Así se desperdició en los últimos meses pescado por valor de unos 60 millones de euros y se debilitaron las existencias de abadejo.



Lea en la segunda parte cómo es posible evitar la pesca accesoria y quién lo impide.

DW recomienda