1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

El Papa: menos sexo, nada de preservativos y más espiritualidad

Con su afirmación sobre que el preservativo agrava el problema del sida, el Papa Benedicto XVI despierta la polémica. Algunos la califican de irresponsable y ven en ella un síntoma del autismo en la Iglesia Católica.

default

El Papa Benedicto XVI saluda desde el avión al partir de Roma hacia África.

Con su afirmación sobre que el preservativo agrava el problema del sida, el Papa Benedicto XVI despierta la polémica. Algunos la califican de irresponsable y ven en ella un síntoma del autismo en la Iglesia Católica.

En su primera visita a África, donde viven 170 millones de católicos, Joseph Ratzinger llegó ayer a Yaundé, la capital de Camerún, primera estación de su viaje. El ya de por sí castigado continente, con 400 millones de seres humanos viviendo bajo el nivel de pobreza, está siendo golpeado de lleno por la crisis económica mundial. Luchas políticas, enfrentamientos armados y violencia extrema están a la orden del día.

Además, el sida causa estragos en la población: 17 millones de personas ya murieron, y un 67 % está infectado por el virus HIV. Durante su vuelo a Camerún, el Papa afirmó que “el uso de preservativos no soluciona el problema del sida, por el contrario, lo agrava aún más”. Al tocar tierra y ser recibido como “El Papa de la Esperanza” por alrededor de 100.000 personas, sus declaraciones en el avión de Alitalia ya habían levantado polémica.

Dicha afirmación no hace más que certificar la posición de la Iglesia Católica ante el uso de preservativos. Ya Juan Pablo II, quien había viajado más de 16 veces al continente africano, había dicho que “el mejor camino para acabar con el sida no eran los condones, sino la abstinencia sexual”. De hecho, tampoco se esperaba que Benedicto XVI cambiara en algo la postura de la Iglesia. Pero sus declaraciones indignaron a muchos. La lucha contra el sida es el objetivo de organizaciones tanto políticas como humanitarias y está vista como una obligación para salvar vidas humanas.

“Un mensaje irresponsable”

Jubel für Papst Benedikt in Kamerun

El Papa es recibido por una multitud en Camerün.

Según el Papa Benedicto, el mensaje bíblico trae esperanza en horas de sumo dolor. “Un sinnúmero de seres humanos anhelan palabras de consuelo y de esperanza”. Al tocar el tema de la sexualidad, su posición es clara: Según él, sólo una “humanización de la sexualidad” y una “renovación espiritual” resolvería la pandemia. Organizaciones como Unicef reaccionaron con indignación: “Jóvenes y adultos deberían poder saber cómo protegerse del sida”, dijo la directora de la Oficina alemana de dicha organización al periódico Kölner Stadtanzeiger, agregando que los preservativos son parte de la campaña mundial contra la enfermedad.

Aids- Patientin in Südafrika

Paciente de sida en África.

También políticos alemanes conservadores y liberales han criticado las expresiones del Papa: “Con todo el respeto que merece el Papa, pienso que esta posición es absurda”, dijo Karl Lauterbach, experto en salud del Partido Socialdemocráta alemán al diario Hamburger Morgenpost. Claudia Roth, Jefa del partido Los Verdes calificó en declaraciones al mismo periódico la postura papal de “altamente irresponsable” . Dijo además que el Papa “continúa así una política contraproductiva, destructiva y ajena a la vida y al amor, que destruye cualquier enfoque sensato en la lucha contra el virus VHI y la epidemia del sida”.

África y Latinoamérica con mayor potencial de fieles

África, junto a América Latina, es una de las regiones de mayor

Der Papst in Kamerun

Monjas de Camerún se preparan para la llegada del Papa.

crecimiento potencial de fieles católicos. Si bien el ciudadano común no está al tanto de los temas a tocar por el Papa, para muchos su presencia significa una señal de esperanza y de interés por su sufrimiento.

The Times, de Londres, observa que “la posición de la Iglesia Católica sobre valores como la castidad y la fidelidad es comprensible, pero no se adecua a la propagación del sida en África. Muchos católicos practicantes piden al Papa que cambie su postura con respecto al sida, y tienen razón. La ciencia ha probado que los condones protegen eficazmente de un contagio del virus VIH”.

El Papa se dirige al cumplimiento de valores morales como la fidelidad pero olvida, sin querer o con una intención que es difícil de adivinar, que la transmisión del sida también puede darse a través de violaciones o sexo forzado, y a causa del desconocimiento del riesgo. En este aspecto, el uso del preservativo es una obligación para cualquiera que esté enterado de la peligrosidad de su no utilización.

Como señala el Westdeutsche Allgemeine Zeitung, de Essen,“Aparte de que un comportamiento sexual moral significa una cosa en Roma y otra en Jaunde, el hecho es que el condón protege sin duda de una infección. No impedirán la violencia sexual contra la mujer en África, y tal vez llegue tarde para detener una epidemia, pero sí podría salvar a más de una criatura en el vientre de su madre. ¿Y no es esto ya bastante en un país como Camerún, en el que el virus mortal ha borrado generaciones enteras del mapa?”, cuestiona el WAZ.

Algunas decisiones de Benedicto XVI han causado comezón en la curia y en la opinión pública, especialmente la de revocar la excomunión a los cuatro obispos ultratradicionalistas de Lefevre, entre ellos a Richard Williamson, negador del Holocausto. Si esta fue su manera de distraer las miradas e intentar dar otra imagen, no lo sabemos. Lo que sí se sabe es que no se esperaba un cambio de posición en el tema, pero tampoco un paso atrás desvirtuando las medidas de prevención, aceptadas tanto por médicos, organizaciones humanitarias y hasta por sacerdotes.

En cuanto a la espiritualidad, sin duda es necesaria para revivir ciertos valores, pero ¿es posible desarrollarla cuando no se tienen los recursos necesarios para proteger la salud?

Autora: Cristina Papaleo

Editor: José Ospina Valencia

DW recomienda