El País Vasco recibe a su primer “lehendakari” socialista | Europa al día | DW | 05.05.2009
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

El País Vasco recibe a su primer “lehendakari” socialista

Patxi López protagoniza estos días un cambio histórico: tras décadas de gobiernos nacionalistas, es el primer socialista al frente del Ejecutivo vasco. Entre ETA y la crisis, la tarea gubernamental no se prevé sencilla.

default

El socialista Patxi López (izq.) en la sesión que le ha investido "lehendakari".

“Este Gobierno llega al poder en un momento bastante desafortunado”, asegura Walter L. Bernecker, politólogo e historiador de la Universidad alemana de Erlangen. En el País Vasco español, Patxi López estrenaba hoy el púlpito de lehendakari. Es el primer socialista que viste el cargo: desde el restablecimiento de la democracia en España, nunca antes un Ejecutivo no nacionalista había logrado votos suficientes para gobernar la comunidad autónoma.

“Éste es un cambio que demuestra la madurez de la sociedad vasca”, dijo López en su discurso de investidura. Sin embargo, los socialistas no lo van a tener fácil en la legislatura inicial. “Los parámetros financieros están cambiando y la situación económica empeora, lo que sin duda será un lastre para el nuevo Gobierno. Además, el PNV [Partido Nacionalista Vasco] ha anunciado ya que ejercerán una oposición dura, con lo cual el confrontamiento constructivo queda prácticamente descartado: los nacionalistas van a aprovechar todo lo que de algún modo vaya mal para atacar al Gobierno”, asegura Bernecker.

Grandes cambios

Wahlen im Baskenland

Las elecciones en el País Vasco discurren bajo estricto control policial.

El Parlamento vasco estaba hoy lleno hasta la bandera: indistintamente de que se tuviera en cuenta la regional o la española. Mientras Patxi López hablaba, variando entre el euskera y el castellano, 500 invitados y tres decenas de periodistas abarrotaban la Cámara de Vitoria. Tras 30 años en los que ininterrumpidamente se sucedieron gobiernos nacionalistas, pocas veces una sesión de investidura había despertado tanto interés.

“El cambio hacia un Gobierno socialista significa el fin de la política de confrontación con el Ejecutivo central practicada por el PNV, sobre el que además recaía la sospecha de que no aplicaba todos los medios a su alcance para perseguir a los terroristas, y supone el principio de una política que, sin dejar de estar orientada a mantener la autonomía del País Vasco, permitirá la colaboración con Madrid: la transformación gigantesca”, opina Bernecker.

Zapatero spricht mit baskischem Führer über Unabhängigkeitsplan

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodriguez Zapatero (izq.) junto al "lehedakari" saliente, Juan José Ibarretxe.

Como gigantesca podría definirse también la presión que, sazonada con una mezcla de expectativas y desconfianza, pesa sobre el Gobierno. Con una crisis financiera que ha disparado el número de desempleados en España de fondo, no sólo el PNV le saca brillo a la montura de guerra: también los sindicatos nacionalistas ELA y LAB anuncian ya convocatorias a huelga. Y si López aprovechó su investidura para declarar que será “el lehendakari que esté día a día frente a ETA”, las recientes manifestaciones de la organización hacen preveer tiempos difíciles y violentos.

“Si por algún motivo este Gobierno llegara a fracasar, el PNV regresaría con toda seguridad al poder y eso significaría que durante mucho tiempo las alternativas a un Ejecutivo nacionalista quedarían borradas del mapa político vasco”, analiza Bernecker. Sin embargo, el profesor no cree que el equipo entorno a Patxi López “lo vaya a hacer peor que los gobiernos anteriores”.

ETA, tema central

Autobombenanschlag in Navarra Spanien

Más de 800 personas han muerto desde 1968 a manos de ETA.

“El primer objetivo de los socialistas debe ser mantenerse en el poder hasta el final de la legislatura”, indica Bernecker. Para ello, el Partido Socialista de Euskadi, que carece de mayoría, ha llegado a un acuerdo con los conservadores del Partido Popular. “Además existe una serie de metas económicas que serán perseguidas concienzudamente”, continúa el politólogo, “y la tarea central que sigue siendo combatir a ETA”.

El desmantelamiento de la organización terrorista es uno de los principales elementos de unión entre los por lo general enfrentados socialistas y populares, y sobre ETA habló López largo y tendido en el Parlamento vasco. “Si queremos que el terrorismo desaparezca”, dijo el lehendakari, “no sólo tendremos que detener a terroristas, también deberemos reaccionar ante sus expresiones públicas y conseguir su deslegitimación social, especialmente en los ámbitos de la enseñanza, el asociacionismo y los medios de comunicación”.

Así, la lucha contra la violencia en el País Vasco parece entrar con este Ejecutivo en una nueva dimensión, lo que le pronostica sufrimiento. “A todo el mundo le queda claro que el nuevo Gobierno va a apretarle las tuercas a ETA, así que sus miembros se encuentran ya en el punto de mira para futuros atentados. El conflicto va a agudizarse y hay contar con que ETA responderá a cada golpe brutalmente y sin consideraciones”, adelanta Bernecker.

Patxi López no parece dispuesto a dejarse amedrentar porque, según cree, “una sociedad democrática no puede tolerar que su Gobierno legítimo sea chantajeado por una organización terrorista” y porque sabe que, como menciona Bernecker, “las encuentras demuestran que ETA es una organización minoritaria que apenas encuentra ya apoyos entre los vascos”.

Autora: Luna Bolívar Manaut

Editor: Enrique López Magallón

DW recomienda

La prensa opina