1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

El nuevo presidente del Banco Vaticano desea depurar la institución

El francés Jean-Baptiste de Franssu, que asumirá de inmediato el cargo de presidente del Banco Vaticano, quiere centrarse en "inversiones católicas, éticas".

El experto financiero francés Jean-Baptiste de Franssu será el nuevo presidente del Banco Vaticano, en sustitución de Ernst von Freyberg, según anunció hoy (09.07.2014) el Vaticano. De Franssu, de 51 años, asumirá el cargo con efecto inmediato, después de que el martes la Santa Sede anunciase la salida del alemán Von Freyberg tras menos de año y medio al frente del Instituto para las Obras de Religión (IOR).

Jean-Baptiste de Franssu asumirá en breve el cargo de presidente del Banco Vaticano.

Jean-Baptiste de Franssu asumirá en breve el cargo de presidente del Banco Vaticano.

El experto prometió concentrarse en "inversiones católicas, éticas", como parte de sus planes de limpiar la institución, plagada de escándalos desde hace décadas. Von Freyberg lideró el proceso de reforma del OIR, que se vio sacudido por escándalos de lavado de dinero y fue criticado por su gestión poco transparente. Las "inversiones católicas, éticas nos guiarán sobre cómo administrar valores en nombre de nuestros clientes", indicó De Franssu, quien anteriormente formó parte del Consejo Económico del Vaticano.

Evitar los escándalos en el futuro

La misión del banco, que tiene unos seis billones de euros (unos 8,16 billones de dólares) de valores de clientes, es "ayudar al Santo Padre y a la Iglesia a incrementar su trabajo para con los pobres y para la propagación de la fe". Como parte de los esfuerzos para evitar nuevos escándalo, el Vaticano anunció que "gradualmente" le quitará al OIR las tareas de administración de activos, lo que será asumido por una nueva entidad, en nombre de todo el Vaticano.

"Si les puedo dar una fecha, diré que esto ocurrirá dentro de los próximos 24 meses", dijo De Franssu. El hijo del nuevo presidente del OIR, Louis Victor, trabaja para la empresa de consultoría estadounidense Promontory, a la que el Vaticano contrató el año pasado para examinar su base de datos de clientes, tras lo cual fueron cerradas más de 3.400 cuentas. Según informó la semana pasada el diario italiano Corriere della Sera, el supervisor económico del Vaticano no detectó la existencia de un conflicto de intereses entre el nuevo puesto de De Franssu y el trabajo llevado a cabo por su hijo para la Santa Sede.

Mientras tanto, el Secretariado de Economía, una especie de ministerio de finanzas creado por el papa Francisco y encabezado desde febrero por el australiano George Pell, tendrá a su cargo los bienes inmobiliarios del Vaticano, la contabilidad, el informe final anual y la elaboración del presupuesto.

MS (dpa/afp)

DW recomienda