1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

El "no" de Obama al Brexit

El Brexit podría perjudicar las relaciones entre EE. UU. y el Reino Unido. Aunque es una figura respetada y muchos lo escuchan, durante su visita oficial tuvo que ir con cuidado, dice una experta.

DW: ¿Por qué se opone EE. UU. al Brexit y lo expresa públicamente?

Xenia Wickett: Hay tres razones principales que explican por qué el Reino Unido es un aliado tan importante para Estados Unidos. Por los activos que tiene que ofrecer: capacidades, inteligencia y fuerza militar. Por su cercana y similar perspectiva internacional, y por el hecho de que el Reino Unido ha sido y es un socio que garantiza que Estados Unidos no tenga que actuar en solitario. Y, además, porque el Reino Unido es lo más parecido a un interlocutor que Estados Unidos tiene en Europa. Como alguien que piensa de forma similar y comparte intereses comunes, puede transmitir o al menos dar seguimiento a los intereses estadounidenses en Europa; si el Reino Unido deja de formar parte de la Unión Europea (UE), deja de ser creíble. Al mismo tiempo, Estados Unidos y otros actores creen que en lo que respecta a la Unión Europea se podrían hacer muchas reformas, y el Reino Unido está en una situación muy favorable para presionar y que se realicen esos cambios.

Entonces, ¿por qué debería afectar un Brexit a la tradicionalmente cercana relación entre EE. UU. y el Reino Unido?

Xenia Wickett Chatham House

Xenia Wickett

Estamos siendo testigos de lo diversas que son las relaciones entre Estados Unidos y la Europa continental: si hay que hablar de Rusia, la interlocutora es Merkel; en temas económicos, llaman también a la canciller alemana; si lo que les preocupa es el auge del terrorismo en algunas partes de África, se ponen en contacto con François Hollande. ¿Quiénes fueron los primeros que intervinieron en Siria? Fueron los franceses, no los ingleses. Lo que vemos es que estas relaciones se están diversificando. Y eso es algo que aumentará en los próximos tiempos. Lo que desde hace tiempo ha sido una relación especial, basada en valores comunes y en una capacidad común para compartir intereses, está dejando de ser tal cosa. Estados Unidos está buscando socios en otros lugares. Si se produce un Brexit, este proceso se agilizará y, con él, la relación especial dejará de ser tal cosa.

¿Qué tan influyente es la posición de Washington en la población británica cuando aboga por la permanencia del Reino Unido en la UE?

El presidente Obama tiene que seguir siendo tan cuidadoso como él y otros altos cargos de la administración estadounidenses lo han sido hasta ahora. Estados Unidos no tiene derecho a sugerir a los británicos lo que tienen que hacer con respecto a su soberanía. Estados Unidos, sin embargo, tiene absoluta responsabilidad para explicar cuáles son sus intereses. Y eso es lo que el presidente Obama debe hacer, explicar los intereses que tiene su país en que Reino Unido permanezca en la UE. Según las encuestas, en el Reino Unido se respeta mucho la figura de Obama. La gente lo escucha.

Xenia Wickett lidera el programa de EE.UU. y las Américas de la Chatham House de Londres, donde también es decana de la Academia Reina Isabel II de Liderazgo en Asuntos Internacionales.


DW recomienda