El mundo del libro vuelve a Fráncfort | Cultura | DW | 08.10.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

El mundo del libro vuelve a Fráncfort

Abrió la 66 edición de la Feria del Libro de Fráncfort, con Finlandia como invitado de honor y una decena de editoriales centroamericanas que acuden por primera vez al mayor encuentro editorial del mundo.

Pese a que cae el volumen de ventas de libros y a que el gigante estadounidense Amazon lanzó en Alemania una tarifa plana para que sus clientes tengan acceso a cientos de miles de libros sin límite, la industria editorial se muestra fuerte. Unas siete mil editoriales provenientes de un centenar de países han desembarcado en Fráncfort del Meno con sus últimas ediciones y aplicaciones digitales.

La feria abre su edición este año bajo la sombra del virus del ébola y los organizadores dicen estar preparados para enfrentar cualquier eventualidad. Un equipo de médicos y personal sanitario se encuentra en estado de alerta en el recinto ferial y está en condiciones de actuar ante cualquier caso sospechoso de infección.

Las medidas de prevención comienzan desde el aeropuerto de Fráncfort y se está en estrecho contacto con la estación de aislamiento de epidemias de la clínica universitaria de Fráncfort, en donde se encuentra bajo tratamiento un médico de Uganda, que se contagió en Sierra Leona, en donde trabajaba para una ONG italiana. Es el segundo infectado con ébola que es tratado en Alemania después de que el primero, un senegalés que trabajaba en un laboratorio de la OMS en Sierra Leona, llegara a Hamburgo, en donde entre tanto, ha sido dado de alta. Durante los cinco días que dura el encuentro editorial, se esperan unos 300.000 visitantes.

Finlandia, país que juega con sus clichés

El invitado de honor este año es Finlandia, y su literatura. El finlandés es hablado, además del sueco, por la mayoría de los poco más de 5,4 millones de habitantes del país escandinavo, que es miembro de la Unión Europea desde 1995, y de la Eurozona desde 1999. El pabellón finlandés se presenta bajo el logo “cool”, anglicismo que alude no sólo a fresco, sino a un temperamento tranquilo y relajado.

Un paisaje de hielo y nieve alberga a un parque y a una biblioteca que invita al lector a pasar un rato en las frías latitudes finlandesas. Se trata de una instalación realizada por tres estudiantes de diseño, que alude al sistema de bibliotecas públicas de Finlandia, que permite que los libros lleguen a los lugares más recónditos, lo que ha contribuido a formar un país de lectores, con un alto nivel educativo y de bienestar, y que, tal vez por influencia de los libros, cuenta con uno de los niveles más bajos de corrupción.

Centroamérica llega a Fráncfort

Otro de los superlativos esta edición es la llegada conjunta de una decena de editoriales de seis países centroamericanos, así como de un grupo de jóvenes escritores de esta región que participan en un programa con foco editorial con recorridos en Berlín y Fráncfort, organizado por el Instituto Goethe de México.

El escritor nicaragüense Sergio Ramirez, autor de “Adiós muchachos”, -recuerdos de la revolución sandinista-, y “Castigo Divino” encabeza la delegación de escritores centroamericanos, y llegará acompañado de su traductor al alemán, Lutz Kliche. Sergio Ramírez participará, junto con el escritor alemán y periodista Hans Christoph Buch, en un debate titulado: “La responsabilidad del autor en el siglo XXI”, que tendrá lugar en el Instituto Cervantes de Fráncfort.

Una nueva generación en la prosa centroamericana representan Vanessa Núñez Handal, Denise Phé-Funchal y Warren Ulloa, que participan junto a una docena de autores, en una antología del Nuevo cuento de Centroamérica y República Dominicana, titulado “Un espejo roto”. El tomo llegó a Fráncfort traducido al alemán como “Zwischen Süd und Nord”, y lo hizo de la mano de su editor, Sergio Ramírez. “Somos pedazos de un espejo roto”, escribe Ramírez en el prólogo, sobre la identidad cultural centroamericana. A través de historias cortas, la obra retrata la percepción de los autores sobre su entorno local en un mundo globalizado, marcado por la migración a Estados Unidos, el narcotráfico, la violencia, la pobreza y el desmoronamiento de las estructuras sociales. Esta realidad será tema a debate durante una conferencia en el marco de la Feria del Libro de Fráncfort.