1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

El miedo a las noticias falsas dejó huella

Algunas autoridades advirtieron que las noticias falsas podían influir en las elecciones de 2017 en Alemania. Pero no sucedió lo que muchos temían. Sin embargo, el miedo a las “Fake News” se hizo sentir.

Una de tres personas en Alemania cree que las "Fake News" tuvieron un gran impacto en la elección del Bundestag el 24 de septiembre pasado. Por lo menos este fue el resultado de la encuesta realizada por la Fundación para la Nueva Responsabilidad  (Stiftung Neue Verantwortung), con sede en Berlín.

Lea también: 

Periodismo: amenzas reales en la era virtual

Trump y su cruzada en los medios

El resultado es sorprendente, ya que las agencias de seguridad y los medios de comunicación desestimaron esa influencia semanas antes de dichas elecciones. Su conclusión era la de que no iba a haber una inundación de noticias falsas que influyera en la campaña electoral.

"El hecho de que el miedo a las noticias falsas deliberadamente difundidas entre la población sea mayor que su impacto real parece, a primera vista, una imagen distorsionada”, dice Alexander Sängerlaub, que dirige el proyecto "Measuring Fake News” (SNV).

Sängerlaub  ve un vínculo entre la angustia por la posible desinformación en la pasada campaña electoral y el cubrimiento mediático sobre esta.  Y las impresiones de la campaña electoral de 2016 en EE. UU. desempeñaron un papel importante. Sin embargo, rara vez se ha diferenciado entre los diversos significados del fenómeno "noticias falsas" en Estados Unidos y Alemania.

La larga sombra de Donald Trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y otros populistas, lo usan como un arma de ataque contra los medios críticos hacia ellos, como CNN o el New York Times. Pero en el debate alemán el concepto de "noticias falsas” se ha utilizado más en las redes sociales mezclado con un discurso de odio.  Una confusión de significados que ha sido trasladada a  los diferentes grupos de electores.

Alexander Sängerlaub dirige el proyecto “Measuring Fake News” (SNV).

Alexander Sängerlaub dirige el proyecto “Measuring Fake News” (SNV).

El que crea que los medios de comunicación alemanes  no son confiables y vota por el partido de extrema derecha AfD, lo hace, como Trump, que busca hacer creer que la prensa tiene un sistema empeñado en difundir mentiras para hacerlo quedar mal, opina Sängerlaub.

Por ello, no es de extrañar que muchos votantes de AfD tengan la impresión de que "circulan muchas noticias falsas". Mientras, en promedio, el 61 por ciento de los encuestados cree que circulan muchas noticias falsas, entre la ultraderecha es el 72 por ciento.

Según "Measuring Fake News”, "las noticias falsas surten su efecto desinformador justo entre la gente dispuesta a creerlas, ayudando así a crear una realidad distorsionada políticamente deseada". En Alemania, los refugiados han sido el último objeto de esa realidad distorsionada que algunos quieren creer.

El goteo permanente hace mella

El análisis de la Fundación para la Nueva Responsabilidad  permite, por último, una explicación a la sobrevaloración generalizada de las "Fake News”: "Cuando un tema copa permanentemente las noticias termina siendo sobrevalorado por la audiencia”. La típica "configuración de la agenda", es decir, la prevalencia de temas específicos para convertirlos en supuestos valiosos e imprescindibles.

Marcel Fürstenau (jov/cp)

DW recomienda