El Herta, de Berlín, recurre partido por incidentes | Deportes | DW | 16.05.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

El Herta, de Berlín, recurre partido por incidentes

El Hertha de Berlín comunicó su decisión de recurrir el partido ante el Fortuna Düsseldorf que el miércoles determinó su descenso a Segunda División, por los graves incidentes ocurridos en la cancha.

"No pudimos seguir con una actuación regular. Lo ocurrido ya no tenía nada que ver con un acontecimiento deportivo", justificó el mánager del equipo, Michael Preetz, su decisión de acudir a la Federación Alemana de Fútbol (DFB) para que revise el partido.

En una rueda de prensa, el club berlinés insistió en la inseguridad que vivieron los jugadores debido a los disturbios producidos cuando aún no había terminado el partido. "Los jugadores tenían miedo. Ya no se trataba de lo deportivo, sino de la seguridad personal", destacó Preetz.

El equipo de la capital alemana trata de evitar así su descenso a segunda y confía en una decisión favorable del tribunal deportivo de la DFB, encargado de decidir si da por bueno o no el empate 2-2. "Tenemos una gran oportunidad", subrayó el abogado del Hertha, Christoph Schickhardt. En los estatutos del tribunal deportivo "está claro que un partido que se juega en esas condiciones no es válido y debe repetirse".

Noche de tumultos

Las autoridades del fútbol alemán abrieron ya una investigación sobre los graves incidentes. La comisión de control de la Federación Alemana de Fútbol (DFB) ya trabaja para explicar lo ocurrido, confirmó la DFB en Fráncfort.

El partido en Düsseldorf terminó con un empate 2-2 que valió el ascenso a primera del Fortuna y el descenso del Hertha a segunda, tras la victoria 2-1 del Düsseldorf en la ida en Berlín.

Cuando faltaba un minuto para el final, miles de seguidores del Düsseldorf invadieron la cancha y encendieron bengalas.

El árbitro Wolfgang Stark interrumpió el juego durante 20 minutos, pero luego ordenó su reanudación por consejo de la policía, que consideró más peligroso suspender el partido. El Hertha anunció que pedirá la impugnación del encuentro.

Las escenas del campo repleto de seguidores y fuego aterraron a los jugadores del Hertha y provocaron indignación en un país poco acostumbrado a la violencia en el fútbol.

"Fue una catástrofe. No había visto algo así en mi vida y no creía que fuese posible", criticó el veterano entrenador del Hertha, Otto Rehhagel.

El alcalde de Berlín, el socialdemócrata Klaus Wowereit, apoyó las protestas del Hertha: "No podían concentrarse tras esa interrupción. Hay un buen motivo para las protestas".

Desde el propio Fortuna llegaron las críticas: "Simplemente quedé horrorizado. Qué vergüenza", contó el defensor Tobias Levels tras el partido.

La noche del lunes, otro partido de relegación por segunda división terminó con más de 70 heridos y unos 100 detenidos en Karlsruhe.

La DFB y la Liga Alemana mantendrán este mes un encuentro para analizar los incidentes y la creciente violencia en el fútbol.

Fuente: DPA

Editor: Enrique López

DW recomienda