1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

El Gobierno británico asume la mayoría del grupo bancario LLoyds

El Estado británico ampliará su participación en el grupo bancario Lloyds a un 77 por ciento, incluyendo las acciones sin derecho a voto, y se convierte así en el accionista mayoritario de la entidad. A cambio, las arcas públicas asegurarán activos de riesgo por un valor de 260.000 millones de libras (367.000 millones de dólares), según comunicó el Ministerio de Finanzas del país.

Como contraprestación a la ayuda gubernamental, el grupo Lloyds deberá conceder durante los próximos dos años créditos a particulares y empresas que asciendan como mínimo a 28.000 millones de libras (unos 39.500 millones de dólares).

El consorcio nació el pasado otoño de una fusión de emergencia entre Lloyds TSB y el tambaleante Halifax Bank of Scotland (HBOS). La adquisición de HBOS le costó al grupo pérdidas que rondaron los 11.000 millones de libras (15.500 millones de dólares).

Los llamados "activos tóxicos", que ya por aquel entonces el Gobierno británico, a favor de la fusión, se comprometió a asegurar, proceden en un 83 por ciento de HBOS. Los detractores de la operación criticaron en su momento que se permitiera que un banco con buena salud, como lo era el Lloyds, fuese arrastrado por el remolino de la crisis.

Lloyds paga por el seguro una tasa de 15.600 millones de libras (unos 21.900 millones de dólares). De los primeros impagos se responsabiliza el propio grupo bancario, el resto lo asume el contribuyente.

Un 65 del 77 por ciento de participación asumida por el Gobierno está compuesto por acciones con derecho a voto, que podrán aumentar, según la empresa, hasta un máximo del 75 por ciento.

Garantizar los activos de riesgo de los bancos del Reino Unido será posible gracias a un segundo paquete de medidas de rescate estatal dirigido al sector.

Las consecuencias imprevisibles de esos activos devaluados son el motivo por el que las entidades financieras se muestran reacias a conceder préstamos. El Estado británico intenta sin éxito desde que estallara la crisis restablacer el flujo crediticio. (dpa)