1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

El fiscal acusa al expresidente salvadoreño de malversar 246 millones

"Me encomendó decir al país que es inocente, que tiene fe y que ha puesto en las manos de Dios el proceso", dice su abogada. El fiscal denuncia presiones en la investigación.

Ex-Präsident von El Salvador Antonio Saca (picture alliance/AP Photo/L. Romero)

El expresidente salvadoreño, Antonio Saca.

El Fiscal General de El Salvador, Douglas Meléndez, acusó este lunes (31.10.2016) al expresidente Antonio Saca del delito de peculado o apropiación indebida de fondos públicos por valor de 246 millones de dólares, que habrían sido sustraídos de las cuentas del Tesoro Público. Saca, quien gobernó entre 2004 y 2009, fue capturado en medio de un festejo familiar en la madrugada del domingo junto a seis de los que fueron importantes funcionarios de su Gobierno.

"El ex presidente Saca es inocente", dijo su abogada Silvia de Bonilla, quien visitó a su cliente en las cárceles de la División Antinarcóticos (DAN). "Por eso voy a pedir al juez que lo procese en libertad", agregó. A la par que Saca están detenidos y acusados por los delitos de peculado, lavado de dinero y pertenencia a organizaciones ilícitas los exfuncionarios César Funes, Julio Rank, Elmer Charlaix, así como otros tres colaboradores administrativos.

Meléndez detalló en conferencia de prensa que el grupo habría transferido 246 millones de dólares del Tesoro Público hacia cuentas de personas naturales (particulares) y jurídicas (empresas) que se están investigando. "Quiero detallar que para disfrazar y perder el origen de los fondos se cobraron 116 millones en efectivo, incluso el expresidente Saca", añadió el Fiscal General. El fiscal llamó a defender al sistema judicial: "ya estamos recibiendo presiones", dijo sin especificarlas.

En los últimos tres años se han procesado judicialmente a los expresidentes salvadoreños Francisco Flores (1999-2004), Antonio Saca (2004-2009) y a Mauricio Funes (2009-2014). "Pareciera que hubo una transición del Gobierno del presidente Saca hacia el del presidente Funes" porque "hemos encontrado que posteriormente (al final de la gestión de Saca) algunas cuentas siguieron recibiendo o transfiriendo fondos públicos", aseguró Meléndez sin entrar en detalles.

La investigación, denominada "Destape Corrupción", tuvo como origen un informe de la Sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia con el que se inició un proceso civil contra Charlaix por supuesto enriquecimiento ilícito en más de 18,7 millones de dólares. Dicho informe establece que de una "partida secreta" del Gobierno en la que se manejaban fondos para la inteligencia estatal se libraron cheques a nombre de funcionarios y que este dinero finalmente acabó en las cuentas de Charlaix.

A nombre de Saca fueron emitidos más de 15 millones de dólares, otros 497.406 dólares para Rank, 45.000 dólares para César Funes y 400.000 dólares para Arena.  Las pesquisas continúan y hoy se ha registrado una empresa de venta de vehículos perteneciente a un primo de Saca para investigar las ventas de automóviles al expresidente y otros tres detenidos.

LGC (dpa/EFE)

DW recomienda