El fin de las mentiras: ¡el cacao no pone de buen humor! | Así es Alemania | DW | 29.07.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Así es Alemania

El fin de las mentiras: ¡el cacao no pone de buen humor!

Un estudio de la Agencia de Seguridad Alimentaria Europea revela verdades y mentiras de los lemas publicitarios con relación a la salud en una larga lista de alimentos.

Blonde Frau mit geschlossenen Augen lässt Schokolade auf der Zunge zergehen 5355448 Paul Schwarzl 2007

Pronto “es bueno para la salud”, “proporciona energía”, “reduce el estrés” o “ayuda a la digestión” sólo podrá afirmarse de un producto que, efectivamente, tenga el efecto prometido. De ello se encargará un estudio que la Agencia de Seguridad Alimentaria (EFSA) acabará hasta finales de este año y que dará luz verde o roja a 4600 indicaciones que se encuentran actualmente en alimentos adquiribles en los países de la Unión Europea.

Por lo pronto, esta semana, con la presentación de un estudio parcial que incumbe a 2760 de ellos, se da al traste con mitos como que los arándanos –que se pueden adquirir en forma de infusiones, por ejemplo- alivian a las mujeres en los problemas urinarios. El motivo: el análisis no detecta relación entre los componentes de estos frutos con los agentes patógenos que causan las molestias.

El fin de las falsas promesas

Poner fin a falsas o vagas promesas en los alimentos aportará a que los clientes sepan lo que compran, por lo menos así quieren entender este esfuerzo las instancias de protección al consumidor.

Bildergalerie Nahrungsmittelintoleranzen FLASH Galerie

Pronto en la UE, los lemas publicitarios de los alimentos tendrán que basarse en hechos comprobados.

Que un alimento aporte a reducir el colesterol, fortalezca el sistema de defensa o aporte a la mineralización de los huesos sólo se podrá decir “cuando esté científicamente comprobado”, anuncia la Comisión Europea. Con esta iniciativa, los europeos dan un paso hasta ahora inaudito en la protección al consumidor. No es que la prohibición de este tipo de propaganda vaya a ir en desmedro de un producto o signifique que no sea de calidad, explican los representantes de la institución europea. El reglamento sólo quiere impedir que se venda gato por liebre o que el consumidor compre algo esperando un efecto que no va a tener.

Una vez que la lista declaraciones de propiedades saludables de productos alimenticios permitidos se adopte, en los 27 Estados miembros de la UE las empresas tendrán un plazo de seis meses para introducir en su propaganda y en la información de sus productos las declaraciones permitidas. Y erradicar las erróneas u engañosas.

El cacao no pone de buen humor

Organizados en 340 grupos de alimentos –con palabras claves como sodio, azúcares, lactosas, bajas calorías-, el detallado informe de la EFSA echa por tierra lemas tales como el cacao (theobrocoma cacao L) “aporta a la salud mental”. “El panel asume que el efecto prometido se refiere a una mejoría en el ánimo, es decir un efecto psicólogico benéfico. El panel no encuentra evidencia científica para eso”, es el veredicto del informe.

Tampoco la encuentra para el potasio y el sodio como favorecedores del buen mantenimiento de los huesos. Sí permite, en cambio, lemas como que las gomas de mascar sin azúcar favorecen la salud dental: efectivamente, los análisis revelan que la ausencia de azúcares disminuye el volumen de bacterias que originan las caries.

¿Y qué es la dieta mediterránea?

La dieta mediterránea también es objeto de análisis. Primero la descripción usual: un alto consumo de frutas, vegetales, cereales, nueces y semillas; consumo moderado de lácteos, pescados, pollo y huevos; poco consumo de carnes rojas; bajo hasta moderado consumo de vino; el de oliva es el único aceite de cocción y aderezo.

La vaga indicación en cuanto a la cantidad a consumir y su falta de claridad en cuanto a los macronutrientes así como que la dieta incluya también el vino -que contiene más de un 1,2 por ciento de alcohol lo cual es desaconsejado por la institución- hace concluir al panel de expertos que tampoco con la tan alabada dieta mediterránea se puede sin más intentar atraer al consumidor creyendo que con ella está comprando salud.

Autora: Mirra Banchón
Editora: Emilia Rojas

DW recomienda