“El fútbol no es un asunto privado” | Deportes | DW | 13.06.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

“El fútbol no es un asunto privado”

Los planes para el Mundial de Fútbol en Brasil están atrasados, y el presidente de la Asociación de Fútbol de ese país, bajo sospecha. Sin embargo, el ministro de Deporte de Brasil aseguró que todo estará listo a tiempo.

Cuanto más se acerca el Mundial de Fútbol 2014, más poblada está de citas la agenda del ministro brasileño de Deporte, Aldo Rebelo. Y también surgen cada vez más las voces críticas en su entorno. Falta un año para que se inicie el Mundial, y solo la mitad de los estadios está lista. Tampoco se ha avanzado tal como se planeó en la construcción de aeropuertos, calles y redes de transporte público. De los proyectos de ampliación de la infraestructura, solo se concluyó un 25 por ciento. También la FIFA es responsable de las demoras, explicó el ministro Rebelo en entrevista con Deutsche Welle.

Deutsche Welle: Solo falta un año para el Mundial de Fútbol en Brasil. ¿Eso lo pone nervioso?

Aldo Rebelo: Combatimos el nerviosismo trabajando. El Mundial de Fútbol no es ningún misterio; se repite cada cuatro años con un par de pequeños cambios. Observamos lo que se hizo en años anteriores y tratamos de adaptar esos cambios a la realidad de nuestro país.

¿No lo intranquiliza que se haya terminado solo un cuarto de los proyectos de infraestructura necesarios?

Nos regimos por un cronograma que desarrollamos con los estados federados y las ciudades donde se jugará el Mundial. Lo más importante ahora son los estadios. Seis de ellos formarán parte de la Copa Confederaciones, que tiene lugar un año antes del Mundial. Queremos que los otros seis estén listos para fines de 2013. En realidad, no creo que se produzcan demoras en cuanto al cronograma.

Pero sí hubo demoras.

Correcto. Solo dos estadios se concluyeron, como se había planeado originalmente, hasta diciembre de 2012. Los otros estuvieron listos en abril y mayo de este año. Claro que nos hubiera gustado que se respetaran los plazos para diciembre. Pero en Brasil los controles en los estadios y en las construcciones son muy estrictos, y pueden llevar a que se postergue un proyecto. También las huelgas paralizaron, en parte, las remodelaciones y causaron demoras. Pero eso no pone en peligro en absoluto el Mundial de Fútbol. Algunas demoras también tienen que ver con la FIFA, ya que las informaciones sobre la planificación exacta de los estadios no nos llegan con la suficiente antelación. Sin embargo, creo que ni esas demoras ni el hecho de que se entreguen los estadios más tarde influirán en el Mundial o en la Copa Confederaciones.

¿Existe el peligro de que en uno de los estadios del Mundial no se pueda jugar debido a que no esté listo aún?

No. Todos los estadios mundialistas estarán listos a tiempo, o bien a comienzos del Mundial, en 2014, o para la fecha de la Copa Confederaciones, en junio de 2013.

¿Puede el Gobierno brasileño garantizar la seguridad durante el Mundial?

Es muy lamentable que grandes eventos deportivos se vean opacados por sucesos trágicos, como, por ejemplo, el atentado en Boston. El Gobierno brasileño ha tomado todas las medidas de seguridad necesarias, y también participaron en ello el ministerio de Defensa y el servicio secreto de Brasil (Abin). Se invirtió, asimismo, en la construcción de una central de comando para cada uno de los estados federados. Además, estamos en estrecho contacto con nuestros países vecinos a fin de garantizar la seguridad en las fronteras. El Gobierno puso a disposición cerca de diez mil millones de euros para el Mundial de Fútbol 2014, incluidas las medidas de seguridad.

Recientemente hubo graves acusaciones contra el presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), José María Marín, acerca de presunta corrupción e implicación en la dictadura militar en Brasil. ¿Está dañando todo eso el Mundial de Fútbol en Brasil?

El Gobierno de Brasil no tiene influencia ni en cómo se conforman los comités locales de organización, ni en la elección del presidente del CBF. Eso lo decide la FIFA. De acuerdo con la ley, el Gobierno no debe inmiscuirse en la actividad de organizaciones privadas. Sin embargo, pensamos que el deporte, en especial el fútbol, es un asunto de interés nacional y público. El fútbol representa a nuestro país. El equipo nacional juega con los colores de nuestra bandera. Pienso que el Gobierno debería poder intervenir para regular de manera más fuerte el área de Deportes, sobre todo en lo que compete al fútbol. Pero, lamentablemente, no está dada esa posibilidad, como lo prueba el caso de la presidencia del CBF.

¿Ganará Brasil el Mundial de Fútbol?

Pienso que sí. Causa mucha tristeza que el país anfitrión del Mundial pierda, en especial en la final. Brasil, como cualquier otro país, ya pasó por eso. Con una victoria brasileña, la mayor fiesta del fútbol estaría completa.

Entrevista: Mariana Santos (CP)

Editora. Emilia Rojas-Sasse

DW recomienda