1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

El Estado de Hesse continuará sin gobierno

Andrea Ypsilanti pensaba aceptar el apoyo del Partido de Izquierda para ser investida presidenta del Estado alemán de Hesse. Sin embargo, la oposición dentro de sus propias filas se lo impide. Ypsilanti tira la toalla.

default

Andrea Ypsilanti renuncia a intentar la envestidura en Hesse.

Durante la campaña electoral, Andrea Ypsilanti había hecho una promesa a sus seguidores: no aliarse con el Partido de Izquierda. Tan lapidarias fueron sus palabras que, cuando los resultados de los comicios regionales mostraron lo ajustado de las cifras, acabaron por convertirse en un corsé que nadie sabía cómo desabrochar.

Sólo con el apoyo de los verdes, los tradicionales socios de los socialdemócratas alemanes (SPD), no resulta la mayoría que Ypsilanti necesita para ser investida presidenta en Hesse. Los liberales del FDP habían jurado y perjurado que si no podían formar gobierno con los democratacristianos (CDU) permanecerían cuatro años en la oposición, e Ypsilanti no pudo convencerlos de lo contrario.

Repetir en Hesse una “gran coalición” de socialdemócratas y democratacristianos, al estilo del gobierno en Berlín, es otra de las combinaciones imposibles, teniendo en cuenta que la campaña electoral en este Estado se libró al grito de socialdemócratas y verdes contra Roland Koch, el candidato de la CDU, quien además perdió en los comicios nada menos que 12 puntos.

Así, a Ypsilanti le quedaban pocas alternativas. Una de ellas era romper su promesa. Dado el paso y puesta la cara, hay quien ha entrado en un conflicto moral y se niega a participar en el juego.

Las dudas de la rebelde

Deutschland Hessen Wahlen Dagmar Metzger SPD wählt nicht Andrera Ypsilanti

Dagmar Metzger: la rebelde que ha derrumbado los planes de Ypsilanti.

Dagmar Matzger se llama la causante del derrumbe de los planes de Ypsilanti. La parlamentaria socialdemócrata anunció ayer que se abstendría de votar a su candidata si ésta, como pretendía Ypsilanti, se apoyaba en la izquierda para ser investida.

La idea de Ypsilanti no era formar gobierno con los odiados izquierdistas, un partido que agrupa a ex comunistas y antiguos miembros del SPD y que está captando los votos de los desencantados con el rumbo socialdemócrata. La intención era coaligar en minoría con los verdes, pero asegurándose el beneplácito del Partido de Izquierda.

“Yo no voy a ir por ese camino, y en el peor de los casos me abstendré de votar en el pleno”, dijo Matzger. Y eso después de hablar hoy con Ypsilanti. La candidata trató en vano de explicarle a la rebelde los principios de su estrategia.

Las dudas de Matzger van más allá de la palabra volátil de Ypsilanti y se adentran en el debate que se vive estos días el seno del SPD: una discusión que discurre unida a la pregunta “¿cómo enfrentarse a ese nuevo partido que nos está creciendo por la izquierda, en el lugar en el que preferiríamos que no hubiera nadie más que nosotros mismos?”.

Deutschland Hessen Wahlen Andrea Ypsilanti SPD

"No veo opción alguna para el SPD", dice Ypsilanti en rueda de prensa.

Sin sentido

Puesto que en Hesse un parlamentario socialdemócrata se encuentra gravemente enfermo y no puede participar en el sufragio, sin Matzger, Ypsilanti perdería la investidura por un voto. Y puesto que Matzger no se deja convencer, Ypsilanti ha decidido que no tiene sentido presentarse. Así, el SPD y los verdes seguirán estando en contacto en este Estado, pero hablar de coalición ya no tiene sentido, opinan en ambos lados. Y, mientras Hesse busca gobierno, la CDU continuará ejerciendo en funciones.

DW recomienda