1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

“El escándalo VW vino por la presión de no cumplir objetivos”

Un documento de 120 páginas emitido por Volkswagen responde a la demanda de sus accionistas para explicar las razones del escándalo.

La automotriz alemana Volkswagen consideró que una de las causas del escándalo por la manipulación de emisiones contaminantes fue la presión por reducir costos y cumplir los plazos previstos en el desarrollo de nuevos motores. El software instalado en 11 millones de coches diésel en todo el mundo detectaba cuando el vehículo estaba siendo probado y manipulaba los valores de emisiones contaminantes. Tras ser descubierto por las autoridades estadounidenses, Volkswagen se sumió en en el peor escándalo de sus 80 años de historia.

Los abogados de la mayor automotriz de Europa explican en un documento al que hoy (06.03.2016) tuvo acceso la agencia de noticias DPA que sus técnicos se vieron en "un conflicto de objetivos" cada vez más difícil de resolver entre la normativa de emisiones estadounidense y la de la Unión Europea. "Los técnicos de VW que trabajaban el concepto de la serie EA189 de motores diesel no lograron al parecer resolver este conflicto en el plazo temporal y con el presupuesto fijados", señalan los abogados en el escrito. "Como no se encontró solución", justifican, "se llegó a la utilización del software".

"La cúpula no sabía nada"

El documento también niega que la cúpula de la automotriz estuviera al tanto del problema ya desde 2014, como vienen afirmando diversos medios alemanes, y asegura que solo se enteró a mediados de 2015, semanas antes de que explotara el escándalo en septiembre. "La decisión de modificar el software de los motores fue tomada más bien por trabajadores por debajo del nivel de la junta directiva", asegura el escrito.

"La junta directiva de Volkswagen no supo nada sobre la programación de modificaciones no autorizadas en el software ni sobre su posterior aplicación en los motores diesel afectados", concluyen los abogados. "Solo se enteraron de este tema en verano de 2015". La programación ilegal se produjo "probablemente en noviembre de 2006" y "no implicó grandes costos adicionales", otro motivo por el que puso pasar desapercibida y por el que "no debe sorprender que la junta directiva de Volkswagen se enterara años después".

MS (dpa/tagesschau)

DW recomienda