1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

El eje franco-alemán presiona a Italia

Alemania y Francia reclamaron a Grecia e Italia una mayor responsabilidad. “No se puede pedir solidaridad de los socios europeos si aquellos que reciben la ayuda no están haciendo todo lo necesario”, dijo Sarkozy.

default

Angela Merkel y Nicolás Sarkopzy.

El presidente francés, Nicolás Sarkozy, subrayó la necesidad de encontrar una solución a la reestructuración de la deuda griega bajo la premisa de sean los acreedores los que hagan “quitas” voluntarias. Sarkozy elogió a Irlanda, Portugal y España por sus esfuerzos para mejorar sus finanzas públicas. Sobre España dijo que gracias a los esfuerzos del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero y la actitud responsable del líder del opositor Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, “España ya no se encuentra amenazada en primera línea por la crisis de deuda”, dijo Sarkozy durante una conferencia de prensa conjunta con la canciller alemana, Angela Merkel. Indirectamente el presidente galo aludió a Italia como el país que ha pasado a la línea de fuego.

EU-Gipfel in Brüssel

Silvio Berlusconi, en el ojo del huracán.

Italia y Grecia recibieron serias amonestaciones por parte del eje franco-germano. “No se puede (venir a la cumbre) a pedir solidaridad de los socios europeos si aquellos que reciben ayuda no hacen su tarea en casa”, dijo Sarkozy, mientras que Merkel señaló que “Italia es un gran país e importante socio de la eurozona y tiene que hacer todo para mantener su reputación”.

Desayuno entre amigos

Merkel y Sarkozy hablaron con el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, durante un desayuno en el marco de la cumbre de la Unión Europea. Merkel, que diplomáticamente llamó el encuentro “una conversación entre amigos”, advirtió previamente que si la tercera mayor economía de la eurozona no reduce su nivel de endeudamiento –estimado en 1,91 billones de euros, más de un 120 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB)- ningún fondo de rescate será capaz de estabilizar a la eurozona.

El presidente del Consejo Europeo, Hermann van Rompuy, pidió a Berlusconi un calendario concreto de la aplicación de las medidas de ajuste así como garantías de que las últimas medidas de austeridad aprobadas se cumplirán, entre ellas una reforma laboral.

EU-Gipfel in Brüssel

Sarkozy elogió a Zapatero.

Acuerdos escasos

Son escasos los acuerdos tangibles a lo largo de tres días de negociaciones en Bruselas, que comenzaron el viernes con una reunión del Eurogrupo –al que pertenecen 17 socios-, la reunión de los Ministros de Economía y Finanzas de los 27 (Ecofin), y la cumbre los Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea este domingo. El sábado se dio a conocer un acuerdo para recapitalizar a la banca europea, con una inyección cercana a los 100.000 millones de euros.

La directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, había advertido desde hace semanas sobre la necesidad inminente de una recapitalización bancaria. Entonces los expertos del FMI habían cifrado las necesidades de recapitalización de los bancos europeos en unos 200.000 millones de euros

La Unión Europea prepara una reestructuración de la deuda griega en la que espera que los bancos acreedores acepten voluntariamente a renunciar hasta un 60% de las obligaciones contraídas por el país helénico. Respecto a las pérdidas que deberán asumir los bancos europeos en el segundo rescate de Grecia, por 109.000 millones de euros, el presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker, reconoció que éste sería en torno al 50 o 60 por ciento.

Otro de los acuerdos que se daba por descontado, fue la aprobación del desembolso del sexto tramo de ayudas a Grecia, por 8.000 millones de euros, que es parte del primer rescate europeo y del FMI, consistente de 110.000 millones de euros, mismo que fue aprobado el año pasado.

EU-Gipfel in Brüssel

Merkel tiene que contar con un mandato de la Comisión Presupuestaria del Parlamento alemán.

No les permito hablar de fracaso

“No les puedo permitir que hablen de fracaso”, reclamó Sarkozy al término de la primera cumbre este domingo, antes de la segunda, que será decisiva. Merkel intentó justificar la falta de decisiones trascendentales argumentando que los problemas se originaron hace décadas.

“Necesitamos más Europa, una aplicación más fuerte de las políticas europeas y el cambio de tratados tampoco debe ser un tabú”, dijo la canciller.

Haciendo referencia a un posible apalancamiento para aumentar los recursos del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), actualmente dotado con 440.000 millones de euros, Merkel destacó que en primer lugar deberá consultarlo con el Parlamento alemán.

Autora: Eva Usi/ Dpa/ Reuters

Editora: Claudia Herrera Pahl

DW recomienda