1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

“El ejército no quiere ceder el poder en Egipto”

Un año después del inicio de la Primavera Árabe, la portavoz de política exterior del Partido de Los Verdes, Kerstin Müller, hizo un balance del desarrollo en Túnez y Egipto y criticó la política europea de "dos caras".

default

Manifestaciones en la Plaza Tahir, en El Cairo.

Deutsche Welle: Ha pasado un año desde que comenzaran las revoluciones que se han extendido en varios países árabes. ¿Qué desarrollo ha experimentado en la región y qué tan democráticos son Túnez y Egipto un año después?

Kerstin Müller: Creo que Túnez tiene todas las posibilidades para aprovechar este cambio hacia la democracia al haber realizado un claro rompimiento con respecto al viejo régimen. Los viejos cuadros de mando no pueden volver a presentar su candidatura y hay procesos en marca contra los líderes del antiguo régimen. El pueblo tunecino declaró la guerra a la corrupción y busca procesos políticos transparentes organizando elecciones y organizando asambleas que trabajen en la formulación de una nueva Constitución, para que sobre esta base pueda ser electo un nuevo Parlamento. Básicamente el movimiento está dotando de un nuevo fundamento base a la sociedad.

En Egipto la situación es completamente distinta. Ahí hay un proceso poco transparente en los cambios electorales, todo está controlado por el Consejo Superior de las Fuerzas Armadas. Hay cambios constitucionales muy rudimentarios y la gran interrogante es cuándo y si en los hechos realmente se produce una transformación democrática. De momento lo que se ve en Egipto es una lucha sin cuartel entre los viejos cuadros de poder y del ejército y las nuevas fuerzas modernizadoras y no hay claridad sobre quién ganará esta lucha. El ejército tiene la sartén por el mango y ha restaurado todos los instrumentos de control del viejo régimen.

Ägypten Demonstration Tahir Platz November 2011

Soldados egipcios cierran el paso al ministerio del Interior, después de que un manifestante muriera en enfrentamientos con militares.

DW: ¿Es de temer en Egipto el surgimiento de un régimen híbrido?

Kerstin Müller: Tengo grandes dudas de que el consejo militar esté realmente dispuesto a organizar la transición, es decir, que esté dispuesto a renunciar al poder económico y político. Más bien creo que permitirá tanta democracia en la medida que ésta no suponga un daño a su propio poder. El proceso de transición, que debía durar seis meses, será concluído hasta el 2013. No se sabe cuando habrá elecciones y la asamblea constitucional seguirá estando bajo control del consejo militar en la medida que designará a los 80 o 100 miembros integrantes. Desde mi punto de vista hay una lucha por el poder y ahí creo que es tarea de la Unión Europea, de los países occidentales, el exigir que los militares renuncien y que cedan el poder económico y político a un Gobierno legítimamente electo.

Ägypten Demonstration auf dem Tahrir-Platz in Kairo

Manifestación multitudinaria en la Plaza Tahir.

DW: ¿Está usted satisfecha con la manera como los europeos han respaldado la reconstrucción de las instituciones, los partidos y la sociedad civil en Túnez y Egipto?

Kerstin Müller: La Unión Europea haría bien en apoyar con programas los procesos civiles en Túnez y Egipto. Aunque en Egipto no hay tanta receptividad como en Túnez. No se ha hecho hasta ahora un balance crítico de la política europea, hasta ahora hemos tenido una política de doble cara. Colaboramos y fuimos aliados cercanos de Mubarak y Ben Ali, ellos han ayudado a los europeos a detener las olas migratorias hacia Europa y en el combate al terrorismo. Nosotros hemos cerrado los ojos en materia de Derechos Humanos y democracia. Tenemos un déficit de credibilidad y ésta se recupera sólo si apoyamos el movimiento democrático en vez de aceptar una dudosa estabilidad a través del control ejército. En la medida en que abramos nuestros mercados y demos una oportunidad a que las economías de esos países se desarrollen, podremos poner fin a nuestra actual política migratoria de bloqueo y sustituírla por una que permita una migración regulada.

Autora: Ute Schaeffer/ EU

Editor: José Ospina Valencia

DW recomienda