El ejército colombiano anuncia haber abatido a trece guerrilleros | América Latina | DW | 14.07.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

El ejército colombiano anuncia haber abatido a trece guerrilleros

Entre ellos se encuentra uno de los jefes del Frente 34 de las FARC, yerno de 'Pastor Álape', uno de los principales cabecillas de la organización.

Trece miembros de la guerrilla de las FARC murieron en un ataque del Ejército de Colombia contra un campamento en el noroeste del país, informó hoy el comandante de las Fuerzas Militares, general Juan Pablo Rodríguez. La ofensiva, según dijo, se llevó a cabo durante el fin de semana en un sector rural del municipio de Vigía del Fuerte, en el departamento de Antioquia, donde la inteligencia policial detectó la presencia de un campamento del Frente 34 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, las FARC.

Las autoridades ingresaron al campamento tras el ataque y encontraron los cuerpos de 13 guerrilleros. Además, capturaron a uno y se incautaron de ocho fusiles, una ametralladora, cuatro granadas, dos computadores portátiles, siete memorias USB y equipos de comunicación, entre otros elementos.

Mantener las operaciones

"Este es un resultado que demuestra, una vez más, que estamos a la ofensiva, que estamos cumpliendo con los lineamientos entregados por el presidente Juan Manuel Santos y el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, de mantener las operaciones para garantizar la seguridad de todos nuestros compatriotas", dijo Rodríguez.

Entre los muertos fue encontrado uno de los jefes del Frente 34 de las FARC, conocido con el alias de "Isaías Trujillo", yerno de Félix Muñoz, alias "Pastor Álape", integrante de la cúpula de mando del grupo guerrillero y en cuya búsqueda, según la prensa local, se realizó la incursión.

El gobierno colombiano y las FARC protagonizan desde finales de 2012 en Cuba un proceso de paz que busca acabar con cinco décadas de conflicto armado en el país, aunque en el país la confrontación no se detiene.

LGC (dpa / El Tiempo)